Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doce detenidos en Málaga por desvío de ayudas a colectivos gitanos

La policía ha detenido a 12 personas relacionadas con la familia El Querillo, principal rama del clan gitano de Los Charros de Málaga, por presunto tráfico de drogas, blanqueo de dinero y fraude a Hacienda. Entre los detenidos figura el presidente de la Federación de Asociaciones Romaníes de Andalucía (FARA), Vicente Rodríguez Arriba. Fuentes policiales aseguraron que desde 1997 la FARA ha recibido más de 1.000 millones de pesetas en subvenciones públicas. La policía sostiene que más de 300 millones de pesetas de estas ayudas han sido desviados en beneficio de la trama familiar.

La mayor parte de esas ayudas fueron aportadas por la Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, este último a través del epígrafe del IRPF destinado a las ONG. La Consejería de Asuntos Sociales también figura entre los pagadores, mientras que las subvenciones de menor cuantía proceden de ayuntamientos, diputaciones y mancomunidades andaluces. Las indagaciones se han centrado en la Junta y el Gobierno central.

Según la investigación, iniciada hace año y medio y que sigue abierta, los miembros de la familia El Querillo accedieron en 1998 a la dirección de la FARA, desde donde blanquearon dinero de drogas, defraudaron a Hacienda y desviaron fondos públicos bajo unas siglas dedicadas en principio a satisfacer las demandas y problemas de la comunidad gitana.

Según las pesquisas, Asesoría Torremolinos, SA, gestionaba las finanzas del linaje El Querillo y de Los Charros. Su administrador, Valeriano G. G., también detenido, aportaba a los organismos pagadores facturas falsas, gastos no acometidos o nóminas ficticias para justificar las subvenciones. La policía sostiene que la organización pretendía acceder a subvenciones de la Unión Europea.

La policía ha intervenido al clan dos chalés, una discoteca, 25 vehículos de (Mercedes, Porsche y BMW, entre otros). También han sido congeladas 42 cuentas bancarias con 'ingentes movimientos de dinero'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de noviembre de 2001