Un 12% del dinero de Obras Públicas para 2000 se quedó sin ejecutar

La Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes dejó sin ejecutar un 12% de su presupuesto del año pasado. El vicepresidente regional y titular de dicha consejería, Luis Eduardo Cortés, explicó ayer en la Asamblea que su departamento invirtió en 2000 un total de 180.852 millones de pesetas (1.086 millones de euros), es decir, el 88% de lo presupuestado. Obras Públicas dejó sin gastar más de 21.000 millones de los fondos para vivienda, infraestructuras y realojos e integración social.

A pesar de ello, Cortés afirmó que se habían 'cumplido los objetivos que la Consejería se marcó para 2000'. Entre estos objetivos, el consejero destacó el realojamiento de 285 familias procedentes de La Rosilla, La Celsa y Cañada Real. Además, la actualización de las líneas del metro (compra de nuevos trenes, renovación de los actuales, consolidación de los túneles de la línea 2 y creación del nuevo puesto central de mandos) supuso un desembolso de 17.306 millones de pesetas.

Los portavoces de la oposición se mostraron críticos con la gestión del vicepresidente regional. Antonio Fernández Gordillo, portavoz socialista en materia de Vivienda, hizo hincapié en que 5.000 de los 21.000 millones de pesetas que se quedaron sin ejecutar correspondían a la partida del Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima). Ese organismo ha dejado sin gastar, 'en los últimos seis años, 65.000 millones de pesetas', según Fernández Gordillo. Franco González, de IU, señaló que 'un presupuesto que se liquida sin ejecutar 2.000 millones en ayudas a vivienda, 2.200 millones de conservación de carreteras, 4.700 de construcción de carreteras, 4.000 para infraestructuras y cerca de 6.000 de construcción del Ivima, es un desastre'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS