Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:11ª jornada de Primera División | FÚTBOL

El Madrid se engancha a la Liga

Los madridistas tumban al Barça y se quedan a tres puntos de los azulgrana - El Depor golea a Osasuna - Las Palmas acentúa la crisis del Celta - El Betis se estrella y el Sevilla gana en Málaga - La Real sigue en alza - El Valencia puede con el Rayo

La Liga recaudó ayer una gran dosis de vigor con la victoria del Madrid sobre el Barça, lo que engancha a los blancos a un campeonato que parecían haber abandonado a las primeras de cambio. El equipo de Del Bosque cogió el ascensor del torneo con rabia, con los dientes apretados durante toda la noche, y con Hierro, Pavón y Zidane un peldaño por encima de todos. Lo hizo ante un enemigo tan pulcro con la pelota como flácido ante Casillas. El Barça, amenazante y protagonista al principio, se diluyó poco a poco como un azucarillo tras el gol de Morientes, el primero que marcaba desde el pasado mes de marzo.

Ni siquiera la presencia de Rivaldo -que no remató una sola vez, ni entre palos ni por fuera- evitó que los azulgrana se quedaran sin anotar por segunda ocasión en lo que va de Liga. Con el viento a favor el Madrid manejó el encuentro, trabó el juego sin rubor y esperó su momento. Y éste llegó tras una deliciosa jugada pensada por Zidane, aclarada por Raúl y ejecutada por Figo. La revancha del portugués -un favor de su colega Raúl- fue la puntilla para un Barça ya desnudado para entonces en defensa, enredado en una ofensiva sin ton ni son, con Rivaldo, Kluivert y Saviola a codazos por un embudo central. Con Chamartín tirando confetis, el Madrid se sacudió a su eterno rival, al que ya tiene a una victoria. Que el Madrid conecte con la Liga en este momento le convierte en un enemigo aún más temible. Cabe pensar que los de Del Bosque liquidarán sin heridas su tránsito por la segunda fase de la Liga de Campeones, mientras que Depor y Barça, al igual que el Valencia en la UEFA, tendrán que sudar tinta, con el desgaste que supone en tiempos de apretones en el calendario.

Mientras los dos gigantes se las tenían tiesas, el Deportivo alivió a lo grande su tropiezo de hace una semana en Vallecas. Los gallegos zurraron de lo lindo a Osasuna (5-1), que se adelantó en el marcador. Diego Tristán, el chico de moda, pichichi con siete goles, retorció el marcador y todo fue más sencillo para los deportivistas.

La jornada dejó aún más heridos a Celta y Betis, que cerraron una semana de penitencia con derrotas ante Las Palmas (4-2) y Zaragoza (0-1), respectivamente. Como en el fútbol la ruleta gira cada poco, otros encontraron una rendija de aire fresco, caso del equipo de Rojo y el Mallorca, que respiró ante el Tenerife tras una pésima racha. Para rachas la del Valencia, el único invicto de Primera tras ganar ayer al Rayo (2-1).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2001