Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el director del aeropuerto de Barajas tras el segundo apagón en tres días

Un corte de luz previsto para 15 minutos paralizó servicios esenciales durante dos horas

El director del aeropuerto madrileño de Barajas, Ángel Gallego, presentó su dimisión irrevocable en la tarde de ayer, tras haberse producido horas antes un corte de fluido eléctrico que mantuvo paralizados durante más de dos horas servicios esenciales en la terminal 2 del recinto aeroportuario. El apagón comenzó a las 12.50, cuando se reparaban las secuelas de otra avería que inutilizó los mismos servicios durante 30 minutos el pasado jueves. Un total de 16 vuelos sufrieron retrasos de entre 30 minutos y una hora a causa del apagón de ayer.

La dimisión de Gallego fue aceptada por el secretario general de Infraestructuras, Benigno Blanco. El alto cargo del Ministerio de Fomento se había desplazado al aeropuerto a pedir explicaciones al enterarse, a primeras horas de la tarde, de la nueva avería en la terminal 2, que acoge vuelos domésticos y a los países del territorio Schengen. Blanco ya había anunciado su intención de abrir una investigación para 'exigir responsabilidades si las hubiere' a los responsables de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), el organismo que gestiona los aeródromos nacionales.

Lo que empezó como un corte programado de fluido eléctrico para subsanar completamente la avería del pasado día 18 -y que tenía una duración prevista de 'no más de 10 o 15 minutos', según la información que AENA ofreció a las compañías aéreas- se había convertido en un nuevo apagón de más de dos horas de duración. La avería paralizó la facturación automática en los mostradores de Iberia, Spanair y Air Europa, afectó a las pantallas de información y a los ordenadores de puertas de embarque y oficinas, bloqueó los escáneres de los controles de seguridad y provocó retrasos de entre 30 minutos y una hora en las salidas de algunos vuelos.

El pasado jueves, el apagón duró sólo media hora y estuvo provocado por la caída de una bandeja de cables eléctricos. Afectó a mostradores de facturación, cintas de equipaje, pantallas informativas y controles de seguridad. Según explicó entonces el propio Blanco, la avería del jueves sólo provocó retrasos no superiores a 15 minutos en la salida de dos vuelos.

Elogios a GallegoBlanco indicó ayer a este periódico que fue el propio Gallego quien le avisó de la avería y quien le presentó la dimisión sin él pedírsela, 'pues se trata de un excelente técnico con un alto nivel de autoexigencia', dijo. Además calificó de 'elogiable' la decisión de Gallego, que asumió 'totalmente' la responsabilidad del incidente, y explicó que aceptó su dimisión 'en aras de que sirva para una mejora sustancial para el funcionamiento de esta infraestructura'.

El responsable de Infraestructuras añadió que, pese a su anuncio de abrir una investigación para depurar responsabilidades, con la dimisión de Gallego, 'por el momento, el tema se queda ahí'. También pidió disculpas en nombre de Fomento a los usuarios y a las compañías afectadas por la avería. 'Estos eventos se pueden producir por cuestiones de causa mayor, con lo cual nadie es responsable, pero también pueden deberse a alguien en algún punto de la cadena de responsabilidades', aseguró. Blanco avanzó que los trabajos de reparación de la avería del pasado jueves se harían a partir de ahora por la noche, entre las 23.30 y las 6.00, para que 'afecten lo menos posible a la operatividad del aeropuerto en caso de que se produzca otro incidente de este tipo'. 'Habrá que ver, cuando se profundice un poco más en la investigación de las obras, por qué el procedimiento que se ha seguido para el trabajo ha provocado un efecto no deseado', añadió.

Durante el tiempo que duró la avería, Iberia fue la compañía más afectada en la facturación de sus operaciones, ya que tuvo que proceder a etiquetar a mano los equipajes, mientras que Spanair y Air Europa tuvieron menos problemas, porque tenían un menor número de vuelos programados en ese horario.

Colas para facturarLa facturación a mano de los equipajes produjo gran acumulación de pasajeros en algunos momentos frente a los mostradores de facturación de Iberia. Algunos de los viajeros afectados comentaron a Efe que una hora antes de la salida del vuelo les comunicarían en qué mostrador debían situarse. Trabajadores de la compañía procedieron a colocar carteles escritos a mano en los mostradores de facturación en los que se indicaba el número de vuelo y se avisó por megafonía a los pasajeros de que, 'debido a un fallo eléctrico, los ordenadores no funcionaban y la facturación se hacía de forma manual'.

Ángel Gallego fue nombrado director del aeropuerto de Barajas el 22 de enero de 2001 y antes había desempeñado distintos cargos en AENA. En 1995 asumió la dirección adjunta del aeropuerto madrileño y en 1998 fue nombrado adjunto a la dirección de Aeropuertos Españoles. Miguel Ángel Oleaga, hasta ahora director adjunto del aeropuerto madrileño, será el sustituto de Gallego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de octubre de 2001