Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento amenaza con paralizar las obras del tranvía de la Diagonal si no se restablecen los carriles

El Ayuntamiento de Barcelona ha advertido de que paralizará las obras del tranvía de la Diagonal si a lo largo de este fin de semana no se restituyen los siete carriles de la calzada central y se modifican los indicadores luminosos que hacen reversibles los dos carriles centrales.

El repintado provisional de los siete carriles -tres en cada sentido más el del autobus en dirección Llobregat-se inició el pasado miércoles a razón de carril por noche. Ahora el Ayuntamiento ha exigido que se aceleren esos trabajos por los continuos problemas de tráfico de entrada en la ciudad que se producen desde que se iniciaron las obras del tranvía, en junio.

Precisamente por todos los problemas que está generando, ayer celebraron una reunión responsables municipales con la empresa Tranvía Metropolitano y las tres firmas que forman la unión temporal de empresas que realiza los trabajos. En esa reunión, el consistorio también exigió a la empresa que cumpla los plazos acordados para la recuperación de los carriles de la calzada lateral -lado mar- también afectados por la obra.

Asimismo, el consistorio instó a la empresa a 'que programe la obra de manera que la ocupación de un carril esté asociada inmediatamente a la ejecución intensiva en ese ámbito de la obra'. Actualmente, las zanjas de obras discurren a lo largo de tres kilómetros de la Diagonal, desde Pius XII hasta la plaza de Francesc Macià. Ocurre, sin embargo, que apenas un puñado de operarios trabajan en las obras (véase EL PAÍS del pasado sábado), pero las obras están provocando retenciones de vehículos en prácticamente todas las franjas horarias para entrar en la ciudad.

Mientras, montones de materiales de todo tipo descansan en el suelo de buena parte de la zona afectada por las obras. El espectáculo exaspera al conductor, que se ve atrapado en un embudo casi constante para acceder al centro de la ciudad desde la Diagonal.

El consistorio también ha pedido a la concesionaria del tranvía que programe una campaña de información a lo largo del trazado de la Diagonal y que explique la obra que se está realizando. El Ayuntamiento de Barcelona también ha requerido a la empresa Trambaix que realice las modificaciones definitivas en los pórticos de Santiago Calatrava de acuerdo con el arquitecto. La estructura de los pórticos también se ve afectada por las obras.

En una nota hecha pública ayer, el consistorio insiste en que las obras del tranvía no las realiza el Ayuntamiento de Barcelona y en que la obligación del consistorio es vigilar para que los trabajos se realicen provocando las menores molestias posibles a los ciudadanos, lo que hasta la fecha no está ocurriendo.

Para el caso de que no se cumplan las exigencias municipales, el Ayuntamiento amenazó ayer con 'decretar la paralización de las obras', por considerar que 'la construcción de una línea de tranvía ha de ser un mero espectáculo visual para los conductores que diariamente utilizan la Diagonal, no un escollo para su libre circulación, tal como se está comprobando día tras día'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2001