Shangay Lily ejerce de diva feminista en el Teatro de las Aguas

Shangay Lily, ese artista travestido que tanto le debe a su ironía y a su maquilladora, siempre quiso ser 'una diva'. Y, al cabo, lo ha conseguido por la vía teatral, con 16 textos en los que aborda desde el machismo y el mundo espiritual a la galaxia homosexual y la televisión. Los Monólogos feministas para una diva, que estrena en el Teatro de las Aguas (Aguas, 8), permiten a Shangay Lily sacar del armario a 'divas de oferta, adivinos visionarios, chillonas cantantes, aterradoras psicólogas, celebridades pasajeras, soberbias señoras de, folclóricas desconcertadas, luchadoras feministas, escandalizados obispos, estrellas del glamour y chicas alegres'. Hace, pues, un alarde de transformismo y mordacidad sólo al alcance de quien lleva como lema esta declaración de intenciones: 'Sé todo lo que quieras y no permitas que nada ni nadie te limite'.

Los Monólogos feministas para una diva tienen también un punto filosófico, porque están rebosantes de preguntas a las que Shangay Lily busca contestación, como: '¿Pueden las mujeres seguir permitiéndose ser explotadas por hombres que trabajan igual que ellas pero cobran el doble o por mujeres que consideran el feminismo como algo innecesario y superado?'.

El artista, siempre dispuesto a escandalizar a los espectadores más conservadores, dice que no se considera humorista, sino un héroe de cómic ('ser humorista y homosexual es como ser cerdo y relaciones públicas de un matadero: un exceso de positividad que raya en la oligofrenia') y que prefiere ser una diva 'ahora que están de oferta'. 'Porque, seamos sinceros, antes era bastante difícil llegar a serlo. ¿Quién podía igualar a mujeres como Marlene Dietrich, Mae West o Judy Garland?', sentencia, con cierta nostalgia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS