Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:EUROLIGA | BALONCESTO

El Barça cae ante el campeón de Europa

El Barça y el Kinder respondieron ayer a su cartel y, en un Palau hasta los topes, ofrecieron uno de los mejores partidos que se pueden presenciar en Europa. Intenso, disputado, por momentos espectacular y siempre vibrante. Se lo llevó el Kinder (69-87), porque así lo marcaban los pronósticos y porque, a estas alturas de la temporada, los italianos demostraron que, individual y colectivamente, son superiores. Cuando el partido se decidía, en el último cuarto, su defensa y su ataque funcionaron a la perfección e infringieron la primera derrota al Barça.

Los azulgrana, que afrontaban el encuentro como una prueba, la tuvieron y de qué modo. A la hora de la verdad, frente al rival más poderoso, el equipo de Aíto, pese al resultado, respondió a un nivel superior a lo esperado. Tuvo problemas para frenar a Ginobili, un excelente jugador, rápido y astuto donde los haya, la eficacia de Rigaudeau y, en general, el perímetro italiano. Pero, en contrapartida, marcó el ritmo casi todo el partido, se aseguró su rebote, corrió bien el contrataque y recuperó la muñeca de Karnisovas. Y así, en el primer cuarto, el Barça rompió la zona del equipo de Messina con tres triples consecutivos. Por eso, cuando llegó al descanso y vio que todo estaba igual (43-43), el Barça se armó de paciencia para decidir en el último tramo.

BARCELONA 69| KINDER BOLONIA 87

Barcelona: Jasikevicius (13), De la Fuente (7), Digbeu, Okulaja (10), Rentzias (8) -cinco inicial-; Navarro, Rodríguez (1), Ekonomou (9), Karnisovas (18), Dueñas (3) y Alzamora. Kinder: Rigaudeau (14), Ginobili (20), Jaric (1), Smodis (7), Griffith (16) -cinco inicial-; Abbio (5), Becirovic (12), Frosini (2) y Andersen (8). Árbitros: Pitsilkas, Rems y Coelho. Palau Blaugrana. Unos 8.000 espectadores.

Y la necesitó. El Kinder salió decidido a llevarse el encuentro y practicó una defensa tan intensa que, en el tercer cuarto, paralizó los circuitos ofensivos azulgrana. Peso a todo, el Barça no torció la cara (59-62) y dejó la resolución para el último cuarto. Y ahí fue cuando el Kinder demostró por qué es el vigente campeón de Europa. Liderados por Ginobili, los italianos, sin estridencias, pusieron la directa y se fueron en el marcador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de octubre de 2001