Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RAFAEL MIRANDA | CONSEJERO DELEGADO DE ENDESA

'La renuncia a Iberdrola no modifica nuestra estrategia'

El grupo quiere crecer más en Europa y en la venta de gas y servicios a sus clientes, según el ejecutivo

Endesa tiene suficientes atributos para ostentar un papel relevante en el nuevo mapa eléctrico que se está configurando en España y en Europa. Así lo cree Rafael Miranda, su consejero delegado desde 1997, para quien el fracaso reciente de la fusión con Iberdrola 'no ha supuesto diferencias sustanciales en la orientación de la estrategia de futuro de Endesa'. Tampoco ha provocado ninguna petición de responsabilidad a los gestores, explica, 'porque la retirada del proyecto de fusión no fue una decisión impuesta, sino libremente adoptada, a la vista de las condiciones en que tendría que realizarse, en el consejo de administración'.

Miranda, ingeniero vinculado a la dirección de Endesa desde hace 15 años, explica que a las pocas semanas de la renuncia a la fusión anunciaron y pusieron en marcha un plan estratégico 2000-2005 centrado en cuatro grandes ejes: la mejora de la eficiencia y de la rentabilidad de sus negocios actuales; una gestión dinámica y eficiente de su cartera de activos; la búsqueda de nuevos negocios vinculados a su base de clientes (unos 20 millones) y a su know how (conocimientos); y un programa de inversiones de 20.000 millones de euros, de los que 17.000 están destinados a la expansión, a financiar con el cash flow (flujo de caja) generado por el grupo y mediante desinversiones (cifradas en 5.000 millones de euros y con un objetivo de plusvalías de 3.000 millones de euros).

'Hemos adjudicado Viesgo a Enel en un concurso transparente. Es pura coincidencia que en otra subasta Endesa haya ganado activos de Enel'

'Hemos cobrado aún muy poco por los costes de transición a la competencia. Habría que buscar fórmulas para un abono más razonable'

Pregunta. ¿Cómo están abordando su cumplimiento?

Respuesta. A rajatabla. Hemos empezado a desinvertir en todos aquellos activos que no son fundamentales en nuestro negocio principal y que nos permiten reestructurar la compañía. La reciente adjudicación a la italiana Enel de Nueva Viesgo, constituida con activos de Viesgo y otros de generación del grupo, que está pendiente aún de la autorización del Gobierno, junto a la venta previa de las participaciones en una distribuidora de electricidad argentina y de otros activos menores, suman ya casi el 60% de las desinversiones previstas en el plan estratégico y superan el objetivo de plusvalías. Además hemos adquirido el 30% de la generadora francesa SNET y, junto al Santander y un socio italiano, hemos logrado la adjudicación en subasta de la italiana Elettrogen, creada por Enel con parte de sus activos.

P. Lo que ha levantado reticencias sobre un posible intercambio de activos entre Endesa y Enel.

R. Hemos adjudicado Nueva Viesgo en un concurso competitivo y absolutamente transparente que ha sido ganado por Enel, y es una pura coincidencia que nosotros, en otra subasta competitiva y transparente convocada por Enel, hayamos ganado Elettrogen.

P. El presidente del Principado de Asturias ha tildado de intervencionista al Gobierno del PP, en estas páginas, y le ha culpado, en alguna medida, como consecuencia de la privación de los derechos políticos a accionistas de Hidrocantábrico, de la derrota de la oferta de esta compañía en la subasta de Viesgo. ¿Cree usted que de alguna manera influyó el Gobierno en el desenlace de esa operación?

R. Bajo ningún concepto. Es una acusación fuera de toda realidad. Hemos sido extremadamente cuidadosos en la limpieza del proceso de adjudicación de Nueva Viesgo, que, como anuncié en su día, ha estado trufado de notarios. Hemos propiciado incluso dos vueltas en la última fase de la subasta para que los aspirantes que pudieran pensar que no habían presentado una oferta adecuada en la primera y estuvieran todavía interesados pudiesen rectificar y mejorarla. No ha sido así por parte de Hidrocantabrico, que por las razones que sean decidió no modificar su oferta. Se le ha adjudicado a Enel porque era, desde el punto de vista económico, la mejor oferta, y porque además el nivel de restricciones jurídicas que se imponía a la transacción por parte de Hidrocantábrico era de tal calibre que prácticamente la hacía inviable. Nadie, bajo ningún concepto, nos ha condicionado.

P. La operación, en cualquier caso, supone cambios sustanciales el mapa eléctrico español.

R. Ha entrado un nuevo actor a jugar, que va a tener entre un 5,7% y un 6% del mercado; pero lo más relevante es que es un actor importante, al estar detrás Enel, y con capacidad de crecer. Lo va a poder hacer por dos vías: por la del propio crecimiento en generación, opera en un mercado que aumenta a ritmos del 6%, y por la vía de la cuota que pueda ser capaz de arrebatar a la competencia en un mercado liberalizado a partir del año 2003. El nuevo mapa eléctrico se configura así con un mayor grado de competencia. Desde la perspectiva de Endesa, ¿cuál ha sido la ventaja para nosotros? Al margen de que esto nos permite cambiar riesgo español por riesgo en otro país europeo, lo que al final no es muy distinto, y nos sitúa en una buena posición en un entorno, Europa, en el que creemos que se van a producir concentraciones empresariales importantes a medio plazo. Cedemos un poco en el tamaño de nuestra participación en el mercado nacional, pero sin perder el liderazgo en generación y distribución, y además con un mejor mix de generación, en el que la participación de las hidráulicas y nucleares se ha incrementado en un 4%. Además ganamos capacidad de crecimiento. Las grandes eléctricas tenemos limitada por decreto nuestra capacidad de crecimiento, pero esa misma norma nos permite crecer en todo aquello que desinvirtamos.

P. ¿Y los demás?

R. Van a tener la capacidad de moverse en el marco de liberalización que en 2003 se va a introducir en este país. Por un lado, Hidrocantábrico, estamos a la espera de lo que decida el Gobierno, aunque parece que podría autorizar la toma de su control por parte de EDF y EDP, va a contar probablemente con unos accionistas eléctricos importantes detrás y que probablemente tengan la intención de tomar más participaciones en el mercado español. El caso de Enel es exactamente lo mismo con la Nueva Viesgo. Y eso quiere decir que estamos y vamos a estar ante un escenario más dinámico, donde nosotros seguimos pensanado que tenemos los atributos para seguir siendo ganadores y líderes por nuestro nivel de eficiencia y por nuestro objetivo de añadir negocios que nos permitan obtener mayores márgenes de nuestra cartera de clientes mediante el suministro de productos distintos al meramente eléctrico como puede ser el gas y otros servicios. Además vamos a seguir ampliando nuestra presencia en Europa y América Latina, con una extraordinaria prudencia, dada la situación.

P. Finalmente se ha dado luz verde a los costes de transición a la competencia (CTC). ¿Cuánto ha cobrado ya Endesa y cuánto le queda por percibir?

R. Por cobrar nos queda mucho. Casi todo. Lo que hemos percibido es muy poco, porque la política tarifaria que ha practicado el regulador ha propiciado que la recuperacion de los CTC sea todavía baja. Lo importante era la autorización de los CTC y ya la tenemos, con lo que el problema quizá sea ahora de índole sectorial. Habría que buscar fórmulas tedentes a una política tarifaria más realista que nos permita recuperar, razonablemente, algo que es nuestro, porque entendemos, como tantas veces hemos dicho, que son derechos reconocidos por el esfuerzo de eficiencia que este sector ha hecho y que tiene difícil parangón con otros sectores.

P. No me ha respondido.

R. ¿Cuanto hemos cobrado? La cifra no la tengo en la cabeza, pero muy poco. Habremos cobrado entre el 10% y el 20% de los CTC.

'La liberalización del mercado eléctrico es un éxito incuestionable'

P. La liberalización del gas, fundamental para las nuevas centrales de ciclo combinado, incumple los calendarios previstos. La Comisión Nacional de la Energía, en un reciente informe, señala que muy pocos clientes -entre los autorizados para hacerlo- han podido realmente cambiar de compañía. ¿Con estos mimbres va a existir realmente una liberalización del mercado eléctrico? R. Hay muchas teorías sobre cómo medir el grado de éxito de un mercado liberalizado. Unas se basan en el número de clientes que cambia de proveedor y otras en las consecuencias económicas en términos de precio. Lo importante en el primero de los casos, en mi opinión, no es cuántos cambian de suministrador, sino la propia libertad de cambiar, y ésta existe. Luego los consumidores decirían cambiarse o no de suministrador en función del grado de satisfacción que obtengan del mismo. Pero creo que hay una variable mucho más importante, y que es la que de verdad garantiza o asegura el éxito de un proceso de liberalización del mercado: la reducción en los precios que provoca. Si atendemos a esta variable, la liberalización del mercado eléctrico en España es un éxito incuestionable. Desde 1997, en que se inicia el proceso, las tarifas han caído en tçerminos medios casi un 30%. No conozco ningún país de nuestro entorno con una reducción semejante. La aportación que ha hecho este sector a la competitividad de la industria nacional es tremenda. En cualquier caso, el pequeño porcentaje en los cambios de suministrador es explicable si no se olvida que el 50% de la electricidad en España la consumen 70.000 u 80.000 clientes. ¿Cuando se va a apreciar una mayor liberalización? Se va a apreciar en la medida que vaya extendiçendose a otros consumidores. P. ¿Y el gas? R. La liberalización del mercado del gas está siendo un proceso más lento, y nosotros creemos que es importante acelerarlo, aunque se han tomado algunas medidas importantes. Por ejemplo, nosotros hemos ofertado ya, como otras compañías y agentes, en la subasta de cuotas de gas natural procedente de Argelia. La anunciada apertura de Enagas a otros accionistas, sin embargo, lleva varios meses de retraso. P. En todo, Gas Natural no pierde el tiempo y se está metiendo en el mercado eléctrico. R. Si, Gas Natural está construyendo sus centrales; pero nosotros, aunque quizá no con la misma capacidad que ellos tienen de entrar en el mundo eléctrico, estamos introduciéndonos también en el negocio del gas. Somos ya el segundo operador de gas de este país, aunque todavía somos pequeños en comparación con Gas Natural. El gas es uno de nuestros objetivos prioritarios, tanto para consumo propio en la generación de electricidad como para su comercialización entre nuestros clientes. P. Habíais anunciado vuestra intención de saliros de Repsol. R. Sí. Tenemos una participación que consideramos de índole financiera y pensamos desprendernos de ella. La decisión está condicionada a la situación de los mercados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de octubre de 2001

Más información