Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Juan Vernet | LAS LUCES DEL ISLAM

'La guerra santa no existe'

El arabista, traductor del Corán, repasa varias claves de convergencia cultural entre el islam y Occidente que impiden hablar de choque de civilizaciones.

Autor del clásico La cultura hispanoárabe en Occidente, un verdadero éxito en todo el mundo, recientemente reeditado con el título Lo que Europa debe al islam de España (El Acantilado), Juan Vernet (Barcelona, 1923) afirma no sentirse seguro a la hora de hablar de los últimos avatares políticos: 'Ahora camino bien y no puedo bajar a Las Ramblas a comprar los periódicos árabes'. De una erudición y una memoria desbordante, huye de las simplificaciones y muchas veces contesta con preguntas o concluye: 'Es difícil explicarlo'.

'El choque de civilizaciones es un invento. El monoteísmo y el politeísmo sí producen civilizaciones distintas'

PREGUNTA. ¿Cree que nos enfrentamos a una guerra santa?

RESPUESTA. La guerra santa no existe. Yo he traducido dos veces el Corán y allí aparece la palabra yihad, que significa esfuerzo. Yo mismo en mis ediciones puse en cursiva titulillos al texto coránico. En algún caso puse guerra santa, algo de lo que me arrepentiré toda mi vida. El problema es de transmisión y de interpretación, según las diferentes escuelas.

P. ¿Y actualmente?

R. Con la rivalidad entre cristianos y musulmanes se produce una situación nueva: en el Corán no se preveía que los musulmanes tuvieran que exiliarse. Si piensa que hoy hay cuatro millones de musulmanes en París y dos en Brighton, la situación en radicalmente diferente. Se produjeron nuevos problemas de tipo casual: matrimonios, confesiones... Para solucionarlos se iniciaron nuevos comentarios del Corán. Con esos nuevos comentarios llegaron las interpretaciones y las malinterpretaciones. Todo añadió confusión al conocimiento superficial del islam en Occidente.

P. ¿Por ejemplo?

R. La idea de que la figura está prohibida. Yo podría enseñarle grabados de 1300 y anteriores con la imagen de Mahoma. En Italia, por ejemplo, hay imágenes de la Virgen María cuyo marco está adornado con la profesión de fe musulmana, lo cual, claro está, no quiere decir más que el que puso allí la inscripción lo hizo porque la había encontrado hermosa. No hay una unidad uniforme de musulmanes y para que hubiera, por ejemplo, guerra santa tendría que haber un consenso que no se da. Hubo, eso sí, un uso interesado del término guerra santa por parte de algunas dinastías con el único fin de conseguir más soldados. Era algo similar a lo que se hacía en las Cruzadas al dar la bendición general a los ejércitos cristianos. Las guerras modernas no tienen nada de santas.

P. ¿Qué opina cuando se identifican islam e integrismo?

R. No me gusta la palabra integrista. Prefiero extremista. No se puede identificar islam con integrismo.

P. ¿Cuál es su análisis para alguien como Bin Laden?

R. ¿Y Savonarola?

P. Se remonta al Renacimiento.

R. ¿Y Bush? En todas partes se han cometido atrocidades. Basta con que haya una persona elocuente para que convenza a las masas e incluso a gentes de cultura muy superior a la suya.

P. En Occidente parece más residual, no tan moderno.

R. No es exactamente así. Recuerdo un extremismo que se impuso en Europa en los años cuarenta y que terminó con el exterminio calculado, con leyes escritas, de seis millones de personas.

P. ¿Hay choque de civilizaciones?

R. Lo del choque de civilizaciones es una invención. Ayer me reía leyendo un texto mesopotámico de hace 4.000 años en el que se habla de rebajas de impuestos por malas cosechas en términos similares a los impuestos sobre bienes inmuebles o a como imagino que se habrá hecho ahora en Estados Unidos. Hay muchos ejemplos. Las ciencias exactas semíticas y griegas son las mismas. De hecho, buena parte de la transmisión de la cultura helénica se hizo a través del árabe al latín medieval.

P. ¿Por qué entonces el mutuo rechazo?

R. Aparte de todo lo que vemos puede que por una parte haya un fanático y por la otra, intereses petrolíferos o de otro tipo.

P. Usted ha dicho que no hay más extremismo en el Corán que en el Antiguo Testamento.

R. Vea usted el Deuteronomio cuando habla del ojo por ojo o del genocidio.

P. Pero no funciona como ley.

R. Tampoco funciona entonces el Evangelio, porque si hoy funcionase como en 1214, Castilla y León no se hubiesen unido porque no se habría disuelto el matrimonio de san Fernando por estar casado con su prima hermana, algo hoy admitido. Todo evoluciona.

P. Pero no se podría decir que el islam está menos evolucionado. ¿O sí?

R. En muchas cosas está tan evolucionado como Occidente. Lo que sí se puede decir es que en la inmensa mayoría del pueblo hay más analfabetos que en Occidente.

P. ¿Ve alguna posibilidad de entendimiento cultural?

R. ¿Puedo citar el Corán?

P. Claro.

R. El Corán dice: 'Abraham no era judío ni cristiano, era monoteísta'. El monoteísmo y el politeísmo sí que producen civilizaciones diferentes. Ahí puede haber una clave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 2001