Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CAC advierte a la Generalitat de que Citytv y Flaix TV son ilegales

Las dos televisiones carecen de permiso e infringen el límite de operadores

El Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) considera que las dos televisiones comerciales de ámbito local que emiten en Barcelona, Citytv y Flaix TV, no se ajustan a la ley, y ha advertido de ello al Gobierno de la Generalitat, al que insta a poner fin a esta situación. El CAC envió el viernes al Ejecutivo autonómico un informe que concluye que los operadores citados no poseen permiso de emisión y que vulneran el límite legal de frecuencias por municipio, fijado en una pública (BTV, en este caso) y una privada.

El acuerdo del CAC, tomado el pasado día 19 de septiembre por unanimidad de todos los consejeros, se basa en los resultados de un expediente informativo que se abrió a finales de marzo con el objetivo de determinar la situación legal de las dos televisiones locales que habían anunciado que iban a emitir coincidiendo con la fiesta de Sant Jordi bajo el paraguas de las asociaciones culturales Orfeó Català (Citytv) y Òmnium Cultural (Flaix TV).

Seis meses después, y tras mantener varias entrevistas con los responsables de las citadas cadenas y haber revisado la documentación de las mismas, el CAC, presidido por Francesc Codina, ha concluido en su informe que Citytv y Flaix TV 'no tienen adecuada acomodación en el marco normativo aplicable'. Aunque la legislación en el ámbito de las televisiones locales adolece de falta de definición -una ley estatal, de 1995, sin desarrollar y un decreto de la Generalitat, de 1996-, es la única que rige. Y, además, a partir de esta normativa se han determinado las empresas que tienen 'titularidad de derechos históricos': las que el Gobierno de la Generalitat autorizó entre las que emitían antes de 1995.

El CAC considera que ni Citytv -vinculada al Grupo Godó- ni Flaix TV -gestionada por el Grup Flaix, que encabeza Miquel Calzada, Mikimoto, y TBF, productora al frente de la cual está Tatxo Benet- pueden acreditar la titularidad de las televisiones. Por otro lado, las dos cadenas, a juicio del CAC, vulneran la limitación de operadores que determina la ley, dos por municipio: uno público (BTV) y uno privado.

Según la autoridad audiovisual, no está en sus manos sino en las del Gobierno de la Generalitat solucionar esta situación de ilegalidad consentida en estos meses por la Dirección General de Radiodifusión y Televisión, dependiente del Departamento de Presidencia. Lo que sí compete al CAC es resolver si la estructura societaria de las dos empresas se ajusta a la ley. En este sentido, el organismo continuará con la tramitación de los expedientes informativos abiertos.

Algunas conclusiones provisionales indican, por ejemplo, que la empresa que gestiona Citytv 'no tiene inscrito en el registro mercantil el objeto social en cuanto a su actividad de explotación directa de una emisora de radio o televisión' y, por lo que respecta a la sociedad titular de Flaix TV 'no consta la participación' de Òmnium Cultural, dueña de los derechos de emisión.

Un portavoz del Grupo Godó interpretó ayer el informe del CAC como un paso a favor de la reorganización del sector. 'Lo que hace el CAC es trasladar el tema a la Administración, para que ésta regularice la situación', afirmó. Taxto Benet, en nombre de Flaix TV, reiteró 'la legalidad' de la cadena, y se reafirmó en que ésta emite por la frecuencia otorgada a Òmnium Cultural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001