Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REINO UNIDO

La agencia británica de espionaje ofrece sus servicios a empresas privadas

El MI5 propone venderles información útil sobre sus competidores extranjeros

El Servicio de Seguridad británico, popularmente conocido por las siglas de su antigua denominación MI5, se ha ofrecido a llevar a cabo operaciones de espionaje para las grandes firmas industriales del país sobre sus competidores extranjeros. La oferta vino de la mano del actual director general, Stephen Lander, durante un seminario cuyas conclusiones se han filtrado al diario The Independent. El MI5, que invitó por primera vez a representantes de la industria y de las finanzas a su sede en Millbank (Londres), niega categóricamente haber efectuado la oferta.

Los servicios secretos británicos están enzarzados en una campaña de apertura al público, cuya última iniciativa podría conducir a su privatización o al menos a la firma de lucrativos contratos con los sectores industrial y empresarial privados. Así lo afirma The Independent al desvelar en una información y en un editorial publicados ayer que el MI5 ha ofrecido sus servicios de espionaje a las grandes empresas del país, como British Telecommunications, Allied Domecq y Cadbury Schweppes, entre otras.

El diario alega que la oferta se efectuó durante el seminario Trabajo secreto en una sociedad abierta, organizado este mes en la sede londinense del MI5. En una de las ponencias sobre las funciones del servicio, su autor, el actual director general, sir Stephen Lander, urgió a los participantes a solicitar la ayuda de la agencia en la supervisión y control de firmas rivales extranjeras. 'Sir Stephen nos dijo que el MI5 puede tener información sobre compañías e individuos que podría beneficiarnos. Dijo que está seguro de que puede ayudarnos si se lo pedimos', señala el diario en nombre de un participante en el seminario que no llega a identificar.

El ambiente de apertura permite hoy entrar en comunicación con los servicios secretos vía Internet o por correo tradicional. Además, la agencia dispone de un número de teléfono para canalizar las sospechas que surjan de cualquier individuo, pero relega la función de relaciones públicas al ministerio del Interior, del que depende últimamente. Pero, en esta ocasión, el comunicante se saltó la tradición y se hizo eco del reportaje del rotativo, que, señaló, 'está ligeramente equivocado'.

'No es cierto que el MI5 se haya ofrecido a espiar para empresas privadas. Esta tarea excede nuestras competencias y la propuesta sería ilegal', negó el portavoz de los espías. Este mismo agente confirmó que el seminario tuvo lugar el pasado día 4 y que la polémica ponencia versó sobre la amenaza de los piratas informáticos. 'Aconsejamos a las empresas públicas y privadas sobre métodos de protegerse contra los hackers. Sin cargo alguno', explicó el portavoz.

Para salvaguardar el bienestar económico del Reino Unido, función tan clave como la protección de la seguridad nacional, el MI5 monta operaciones enfocadas a descubrir la presencia de espías extranjeros en las compañías británicas. Asesora principalmente a las industrias de defensa y nuevas tecnologías con prioridad a la firma de contratos o ante sospechas de fraude informático.

Del asesoramiento a la comercialización sería un paso que, adelanta el portavoz del MI5, 'llevaría a un cambio radical de la normativa a que estamos sujetos'. Con el énfasis en la cooperación entre los sectores públicos y privados, eje de la gestión del Gobierno de Tony Blair, The Independent no descarta la posibilidad de que esta estrategia se aplique con el tiempo a los servicios de espionaje.

Sus funciones han disminuido desde la caída del muro de Berlín y el presupuesto de que disponen ha caído desde los 855 millones de libras en 1994 a 693 en 1998 y 745 en el ejercicio actual (230.000 millones de pesetas, 187.000 y 201.000, respectivamente).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001