Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica Media pasará a llamarse Admira antes de finales de año

Telefónica Media, la filial que agrupa las participaciones de Telefónica en medios de comunicación y en proveedores de contenidos, se rebautizará 'antes de que acabe este año' con la nueva denominación Admira, según fuentes de la compañía.

La decisión del cambio de nombre obtuvo ayer la luz verde del Consejo de Administración de Telefónica Media, en el transcurso de la primera reunión que ha celebrado el nuevo equipo de consejeros de la filial, bajo la batuta de su presidente, Juan José Nieto. El Consejo anterior quedó vacante tras la marcha del ex presidente de Telefónica Juan Villalonga. El nuevo lo componen, además de Nieto, José María Álvarez Pallete, Guillermo Fernández Vidal, Juan Antonio Sagardoy, Luis Blasco, Eduardo Sanfrutos, Roberto Tornabell y Luis Bastida.

El actual presidente de Telefónica, César Alierta, se propuso ordenar la casa en una filial cuyos directivos han admitido haber sufrido una fiebre compradora con caras adquisiciones no siempre explicables con una fría voluntad de hacer negocio en la etapa Villalonga. Desde la irrupción de Telefónica en medios, hace cuatro años, el grupo invirtió en sus compras un billón largo de pesetas.

Pese a la introducción de mayores criterios de racionalidad en la gestión, esta política del pasado todavía pesa como un yunque en la cuenta de resultados. El nuevo consejo de administración pudo comprobarlo cuando Juan José Nieto le explicó los resultados de Telefónica Media durante el primer semestre de este año.

Por primera vez, el Ebitda (beneficios antes de amortizaciones, intereses e impuestos) de la compañía fue positivo, ya que pasó de una pérdida de 1.613 millones de pesetas entre enero y junio de 2000 a, en positivo, 11.513 millones. Pero las pérdidas de Telefónica Media se dispararon casi un 79%, hasta alcanzar los 26.000 millones de pesetas. Este incremento se debió, según Alierta, a la amortización del fondo de comercio generado por las empresas adquiridas en los últimos años.

Caída de la publicidad

La compañía se mostró 'satisfecha' con las cifras 'teniendo en cuenta la complicada situación económica de Latinoamérica y la crisis del mercado publicitario español'. Los ingresos publicitarios de Antena 3 cayeron un 8,5%, y su Ebitda descendió un 28,7%. También la cadena de radio Onda Cero se ha visto influida por esta caída. Son sólo dos de las patas del complejo tinglado levantado por Telefónica Media, además de sus participaciones en la plataforma de pago Vía Digital, el grupo británico Pearson, la productora de contenidos Endemol, Media Park y Lola Films, entre otras. El cambio de nombre 'pretende consolidar la idea de grupo y una identidad unificada', cuando hasta hoy se trataba de 'una mera federación de inversiones'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de septiembre de 2001