Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INCERTIDUMBRE SOBRE LA CITA CULTURAL

Los partidos lamentan la renuncia y reclaman que no afecte al futuro del proyecto

La dimisión de Josep Caminal como consejero-delegado del Fòrum 2004 fue lamentada ayer por casi todos los partidos políticos, que coincidieron también en reclamar que la renuncia no afecte al futuro del proyecto.

Artur Mas, conseller en cap y secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya, afirmó que Caminal ha dimitido tras una reflexión personal en la que ha concluido que 'no se siente con ánimo de aportar algo positivo y aceptar la oferta que se le hizo'. Mas, que conocía la decisión de Caminal desde hacía días, precisó que éste 'tenía un interés inicial, pero él mismo quiso abrirse un periodo de reflexión para saber qué aportación podía hacer'. El dirigente convergente precisó también que tanto CDC como el Gobierno catalán están 'a favor de hacer las cosas que hagan falta para que el Fòrum 2004 tenga los éxitos que todos esperamos'.

Por su parte, Imma Mayol (IC-V), cuarta teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, lamentó la renuncia de Caminal porque 'era la persona que, por sus capacidades y por el consenso que consiguió entre administraciones y partidos, era capaz de liderar con garantías este proyecto'. Mayol urgió a las tres administraciones implicadas en el Consorcio de 2004 a que 'rápidamente elijan un nuevo equipo directivo que permita avanzar los contenidos del Fòrum', un objetivo que calificó de pritoritario.

Jordi Portabella, tercer teniente de alcalde y presidente del grupo municipal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona instó a la organización del Fòrum 2004 a 'reiniciar' el proceso de búsqueda de un nuevo consejero delegado y a dar prioridad a los contenidos y su concreción por encima de los aspectos más lúdicos del encuentro. El edil republicano considera que el Fòrum 'será viabole o no en función de nuestra capacidad de dotarlo de contenidos' y explicó que 'igual que lo que lo que representan los Juegos Olímpicos para los deportes o las ferias para el mundo económico, con el Fòrum estamos inventando un nuevo modelo de acontecimiento para el mundo de las ideas'. En opinión de Portabella, 'Caminal era la persona perfecta'.

Recelos y desconfianza

En términos más críticos se expresó el presidente del grupo municipal de CiU, Joan Puigdollers, quien expresó su 'preocupación' por la situación en la que queda el Fòrum. En su opinión, 'el calendario aprieta y tenemos una seria advertencia de que a lo mejor no podemos llevarlo a cabo como queríamos'. El edil convergente relató también que había mantenido conversaciones con Caminal 'en las que nos ha manifestado su angustia porque veía que el Fòrum era un tema muy difícil de coger', por lo que aventuró que 'la labor hecha ahora no debía ayudar a ser optimista sobre el éxito final' del acontecimiento'.

Mucho más duro se mostró el presidente de los populares en Cataluña, Alberto Fernández Díaz, quien afirmó que el alcalde Joan Clos dirige de forma 'equivocada' el Fòrum y reclamó que esté dispuesto a colaborar en su organización con instituciones y formaciones políticas, entre ellas el PP. El dirigente conservador entiende que la dirección del Fòrum ha sido 'en ocasiones unipersonal' y que la actitud de Clos 'no ha estado siempre encaminada hacia la colaboración'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2001