Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pacheco denuncia al presidente del Xerez por estafa y blanqueo de dinero

El Ayuntamiento ha enviado un informe a la Fiscalía Anticorrupción

El Ayuntamiento de Jerez ha puesto en manos de la Fiscalía Anticorrupción y del departamento de Inspección Financiera y Tributaria de Hacienda un completo informe con el que a lo largo de 1.500 páginas intenta demostrar las presuntas actividades ilícitas del presidente del Xerez Club Deportivo, Luis Oliver. El Consistorio que preside Pedro Pacheco ha empleado dos meses en recopilar todos los datos de esta supuesta trama financiera y empresarial, trabajo al que se ha dedicado, al parecer, un equipo compuesto por siete personas.

En el informe se asegura que Oliver ha logrado amasar su fortuna de forma 'fraudulenta' al utilizar las empresas con las que se le relaciona como meros instrumentos para defraudar no sólo a Hacienda sino también a entidades financieras o a los propios empleados de las mismas.

Las principales acusaciones que el Ayuntamiento jerezano formula contra el máximo responsable del equipo de fútbol son las de blanqueo de dinero y estafa. Según los quienes han investigado las actividades de Oliver, 'existe un auténtico fraude a Hacienda de IVA y otros impuestos'. Hasta el momento se han detectado 78 sociedades con las que el presidente xerecista 'podría' estar relacionado y al frente de las cuales se cree que están familiares y personal de confianza de Oliver.

Sin embargo, el nombre del empresario sólo aparece en ocho de ellas: Xerez C. D., Florispan, Inversiones Florispan, Tucri, Celtiberia, Madridauto, Motor Aragón Competición y Patrifondo. En el informe se apunta: 'Las empresas se facturan entre ellas, no ingresan el IVA de las facturas emitidas, pero sí cobran del Estado el de las facturas recibidas'. Estas empresas supuestamente tendrían una deuda acumulada en el Registro Mercantil de más de 5.000 millones de pesetas, pero, según el informe, el complejo entramado diseñado por Oliver y sus socios habría bastado en todo este tiempo esquivar la acción de la Justicia.

Con esta investigación el Ayuntamiento insiste en su estrategia de recuperar el club a toda costa y arrancárselo de las manos a Oliver, al que el alcalde de ha llegado a llamar gánster, entre otras lindezas.

Prensa y prisión

En los cinco cartapacios remitidos a Madrid se recuerda también que la prensa relacionó en su día al presidente del Xerez con Mario Conde. Según se refleja, Oliver fue testaferro del polémico banquero. El informe sostiene que Oliver estuvo ingresado en prisión en noviembre de 1983 'por tenencia ilícita de armas y pertenencia a banda armada'.

El presidente del club de fútbol se ha apresurado a dar respuesta al último ataque dirigido contra él desde el Consistorio jerezano. Oliver asegura que el informe no tiene base ni consistencia y que el Ayuntamiento está haciendo el ridículo. Oliver se mostró ayer tranquilo e insistió en que estamos ante una nueva estratagema de Pedro Pacheco 'para desestabilizar al club'.

Oliver se declara víctima de una persecución despiadada por parte del primer edil de la ciudad, al que ya ha acusado en varias ocasiones de querer imponer sus intereses con 'prácticas mafiosas'. En la actualidad, en enfrentamiento entre ambos es tal que el club ha comenzado la temporada en Segunda División sin poder disputar sus encuentros en la ciudad, sino en la vecina localidad de Sanlúcar de Barrameda, que ha cedido el campo de fútbol de El Palmar para que el equipo azulino pueda jugar sus partidos.

Entretanto, la batalla ha llegado al campo de la política. Los dos principales grupos de la oposición en el Ayuntamiento, PP y PSOE, se plantean presentar propuestas que obliguen al gobierno municipal a permitir que el Xerez juegue en el estadio municipal de Chapín. CC OO y UGT también se han hecho eco de los perjuicios que puede sufrir Jerez si el primer equipo de fútbol de la ciudad juega fuera de la misma durante toda la temporada.

Sólo los aparcacoches que trabajaban en las cercanías del estadio dejarán de ingresar unos 12 millones de pesetas, siempre según las centrales sindicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de septiembre de 2001