Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de tres días en Tioxide supondrá unos 200 millones de pérdidas

Los trabajadores denuncian incumplimientos

Unos 300 trabajadores fijos de los 400 que conforman la plantilla de Huntsman Tioxide, fábrica del Polo Químico onubense que produce bióxido de titanio para la elaboración de pinturas, iniciaron ayer una huelga de tres días para exigir el cumplimiento del convenio que finaliza en 2002. La protesta, convocada por CC OO, mayoritario en el comité de empresa, supondrá para esta factoría unas pérdidas superiores a los 200 millones de pesetas.

La huelga ha provocado la paralización de la actividad, lo que supondrá que se dejen de fabricar unas mil toneladas de producto, según explicó José Antonio García, secretario del comité de empresa. Sobre los representantes de CC OO pesa una denuncia judicial por otra parada que convocaron entre el 23 y 26 de junio pasados, considerada 'ilegal' por parte de los responsables de la factoría.

El director de Tioxide en Huelva, Gerardo Rojas, subrayó, a través de un comunicado, que 'el conflicto laboral es ficticio y sin causa real alguna. Lo que se pretende es contravenir lo pactado en el convenio dentro de su periodo de vigencia'. La movilización no cuenta con el apoyo de los representantes de UGT en el comité de empresa.

Los trabajadores denuncian que la dirección 'ha incumplido lo pactado en materia de movilidad parcial de la plantilla, ya que pretende que sea total. Además, ha dejado de gastar unos ocho millones de pesetas para ascensos laborales firmados, y no desarrolla ni las mejoras sociales ni las políticas de formación acordadas', explicó García, que añadió: 'Todo esto ha provocado un abuso de poder con amenazas y sanciones a los trabajadores' .

El responsable de la empresa, en respuesta a las demandas de la plantilla, aseguró: 'Si los miembros de CC OO estuvieran convencidos de la legitimidad de sus pretensiones o de la existencia de incumplimientos del convenio, como aducen, habrían solicitado ya la intervención de la autoridad laboral ante la Inspección de Trabajo o en el Juzgado de lo Social, previamente a la utilización de la huelga como medida de presión para cambiar lo pactado en el convenio'. Gerardo Rojas mostró su disposición a dialogar con los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de septiembre de 2001