Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALLET

Galina Álvarez se perfila como la mejor 'Carmen' cubana

El Ballet Nacional de Cuba continúa con su temporada en el madrileño teatro Albéniz y, poco a poco, ha remontado las primeras funciones, que no fueron satisfactorias. La primera bailarina, Galina Álvarez, hizo la semana pasada un emotivo segundo acto de Giselle, a pesar de algunos cortes absurdos que perjudican al personaje y al producto, con un nivel que remitía sin sonrojo a los buenos tiempos de esta legendaria agrupación.

Anteayer fue el estreno de una Carmen renovada, siempre con la coreografía que creara Alberto Alonso a mediados de los años sesenta en Moscú para Maya Plisétskaya. Los diseños originales del pintor moscovita Borís Messerer han sido revisados de manera vital y colorista por Salvador Fernández, dando a esta Carmen un sello propio y distintivo. Galina Álvarez lo baila en una cuerda tensa y dramática, elocuente y abierta; se nota que se siente cómoda en el papel de la cigarrera y lo borda.

Dos generaciones de brillantes estrellas del ballet cubano no pudieron hacer ese ansiado papel, a excepción de Mirta Pla y Aurora Bosch en la Europa del Este, por una repentina enfermedad de Alicia Alonso y de Rosario Suárez, quien en Madrid en 1989 bailó unos fragmentos acompañada por Jorge Esquivel como el torero Escamillo.

Pero el testigo está sobria y dignamente recogido por esta bailarina que respira seriedad, entrega y tesón frente a las dificultades de la dramaturgia. Galina estuvo acompañada eficazmente por Víctor Gili en don José, que saca a relucir los genes actorales de su padre y arropa con pasión a la seductora sevillana. Óscar Torrado hace un potente Escamillo (ya lo demostró junto a Alessandra Ferri la temporada pasada en la Ópera de Palermo), virtuoso y expansivo, que evoluciona según una geometría coréutica capaz de estilizar desplantes y quites en la suerte de matar. Carmen es hoy, más que otras obras de gran formato, una baza fuerte de este conjunto y se le puede considerar un nuevo clásico del repertorio.

Antes, Las sílfides fokiniana abrió la noche con brío y conciencia del estilo, con vestuario de tradición y luces apropiadas. Viensay Valdés estuvo atinada y Joel Carreño, aunque tenso dentro de la piel del poeta, ejecutó una variación de delicado tempo. Se vio también un pas de deux de bravura, Diana y Acteón, en una versión ecléctica que concilia evoluciones y esquema originales de Agripina Vagánona con adecuaciones actuales a los solistas. Rolando Sarabia mostró su clase y sus posibilidades. Hoy por hoy es el más brillante de los cubanos, aún por controlar su energía y su gusto escénico, y estuvo acompañado por una Alaidée Carreño que se esforzó por ponerse a su altura. El público estuvo especialmente entregado y esta vez tenía la justificación última de una buena función de ballet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de septiembre de 2001