Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CULTURA Y ESPECTÁCULOS

LA NOVEL MARTA ETURA REVIVIRÁ A LA DULCINEA DE 'EL QUIJOTE'

Manuel Gutiérrez Aragón elige a una joven donostiarra de 23 años para su próxima película. La actriz compartirá protagonismo con Juan Luis Galiardo

Acaba de cumplir 23 años y ha recibido uno de los mejores regalos que le podrían haber hecho en su aniversario: una llamada de teléfono. Al otro lado de la línea le comunicaban que interpretaría el papel de Dulcinea en la versión del clásico de Cervantes, que comienza a rodar este mes Manuel Gutiérrez Aragón -Don Quijote será Juan Luis Galiardo-. Se llama Marta Etura Palenzuela, nació en San Sebastián y asegura que ahora le queda lo más difícil por delante: estudiar el guión y componer el personaje. 'Tendré que terminar de leerme el Quijote. Así recibiré la mayor cantidad de información para que me sea todo más fácil', dice la actriz, que posee un físico adecuado para cumplir los sueños de perfección de cualquier Quijote. Es menuda, tiene una sonrisa encantadora y una mirada de color entre amarillo y gris que puede enamorar a cualquier objetivo que se le ponga por delante.

Llegó a Madrid con 17 años y se matriculó en la escuela de interpretación de Cristina Rota. Pero sólo tras completar los cuatro años que dura el curso y estudiar cinematografía y guión en escuelas privadas, se atrevió a dar el salto y presentarse a pruebas de selección. Hasta este año reconoce que ha hecho 'muchas cosas y nada'. Papeles en obras de teatro aficionado en grupos de San Sebastián, montajes para La katarsis del tomatazo -un espectáculo que ponen en marcha los alumnos de la escuela de Cristina Rota como excusa para actuar en público...-. Participó en un capítulo de la serie Raquel busca su sitio, en vídeos musicales de grupos como Fangoria y cortometrajes de amigos que estudian realización. 'El resto me dediqué a la escuela y a vivir, porque un actor debe tener vivencias'.

De pronto apareció por la academia de Rota el director de cine Joaquín Oristrell, que se encontraba escribiendo un guión sobre actores y necesitaba datos. Le hizo una prueba y la eligió para su película Sin vergüenza, que se ha estrenado este verano. Era su primera incursión en la gran pantalla. En ella encarna a Belén, la hija de una profesora de interpretación, Verónica Forqué, y, sin que la chica lo sepa, un director de cine, Daniel Giménez Cacho. Belén llegará hasta las insinuaciones con el realizador con tal de conseguir un papel.

Manuel Gutiérrez Aragón, después de ver su trabajo en esta película, decidió convertirla en Dulcinea del Toboso. 'Sé que ahora, con este papel que es una oportunidad, tengo que demostrar que realmente me quiero dedicar al cine. Serán sólo tres sesiones en el rodaje, pero tengo que ir a muerte. No me puedo relajar', afirma Etura.

Dice que sus actrices favoritas son Victoria Abril y Candela Peña y que le encantaría trabajar con directores como Agustín Díaz Yanes, Julio Medem y Pedro Almodóvar. 'Con todos los grandes. Ése siempre es el sueño de una actriz que empieza como yo'. Lo que no llevará muy bien, si su rostro se hace conocido, será la fama: 'Me gusta mucho pasar desapercibida. Quiero ser importante en mi trabajo, pero llevaría muy mal que me reconociera todo el mundo por la calle'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 2001