Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CULTURA Y ESPECTÁCULOS

LUIS DE PABLO ESTRENA EN BURGOS UNA NUEVA OBRA

Con dos programas de la Orquesta de Castilla y León, dirigida por Frühbeck de Burgos, se ha inaugurado el segundo Estío Musical. Que los primeros pentagramas interpretados hayan sido los del estreno del Concertino de Luis de Pablo, escrito por encargo de Burgos en homenaje a Antonio de Cabezón, dice mucho en favor de los criterios de los organizadores.

En su nueva partitura, el pensamiento de Luis de Pablo y la técnica que provoca siguen un proceso de madurez y serenidad que no impide la originalidad de ideas y la invención de recursos de escritura. Página de talante contrapuntístico libre y flexibilidad que airea su textura, su continuidad y la misma naturaleza sonora, parece motivarse dentro de una gama colorista acotada y vivificada por un piano tocado a cuatro manos. El público lo recibió con prolongadas muestras de adhesión.

El concertista de guitarra Ángel Romero -técnica limpia, expresividad y garbo- protagonizó el Concierto de Aranjuez, que Frühbeck entiende con total fidelidad, como homenaje al maestro Rodrigo en su centenario. El resto de los dos programas lo ocupó Beethoven, con las sinfonías Octava y Pastoral, momentos milagrosos del sinfonismo europeo. En el Concierto del emperador, el pianista Leonel Morales revalidó su expresividad equilibrada entre lo mágico y lo lógico y su técnica sólida. En cuanto a Frühbeck, su interpretación beethoveniana continúa un proceso de depuración gracias al análisis y estudio de nuevas ediciones. La orquesta respondió con sus máximas posibilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 2001