Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Lecciones de civismo

Madrid, 31 de julio de 2001. 21.36. Estación de metro de Ciudad Lineal. Siglo XXI. Como cada mes, muchos madrileños esperamos al último día para adquirir el abono mensual de transportes, lo que genera algunas colas ante las taquillas del metro.

Delante de mi compañera y de mí, un ciudadano suramericano (no puedo precisar su nacionalidad) se dispone a adquirir el suyo. Cuando se dispone a pagar, lo hace en monedas debidamente empaquetadas y el trabajador de la taquilla accede a cobrarle de mala gana, alegando la cola generada. Al finalizar el sin duda arduo recuento, el empleado del metro espeta al ciudadano suramericano en tono amenazante que la próxima vez no admitirá esa forma de pago, y es más, lo echará a la calle. Mi compañera y yo le recriminamos su actitud, lo que parece ofenderle. Me pregunto si esta actitud xenófoba y despectiva es generalizada entre los ciudadanos de Madrid. Si este trabajador del metro fuese preguntado por la calle acerca del racismo, probablemente declararía: 'Yo no soy racista, pero...'. Pura hipocresía.

Esta ciudad aspira a convertirse en olímpica y así albergar a millones de extranjeros, eso sí, con dinero que gastar. ¿Hay acaso dos clases de inmigrantes, los que tienen dinero y los que no lo tienen, y no sólo personas? Aún nos quedan muchas lecciones de civismo que aprender.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 2001