Reportaje:FÚTBOL

Zidane hace balance táctico

El jugador francés dice que ganarían potencial si Figo y Savio se movieran por delante de él

Zidane hizo ayer un balance de sus primeros cinco días de pretemporada y convivencia con sus compañeros en el Real Madrid. También hizo algunos apuntes tácticos en relación al partido que el Madrid jugó el viernes contra el Lausanne, sobre la forma en que se está colocando en el terreno de juego, por detrás del punta, en un sistema de 4-2-3-1. En este sentido, advirtió que no está acostumbrado a jugar tan cerca del área y que se sentiría mejor si Figo y Savio (los extremos, o los volantes ofensivos) partieran desde más arriba, por delante suyo, y no desde su línea, como hicieron el viernes.

'Estoy habituado a jugar con más jugadores por delante', señaló, en relación a su posición en el campo, por detrás de Raúl como única referencia en el área; 'pero Figo por la derecha y Savio por izquierda son futbolistas preparados para subir al ataque. Por tanto, el que practicamos es un sistema de juego flexible. Quizá existan otras variantes, pero es el técnico el que debe decidirlas. Haré lo que él me pida. Lo más importante es que haga lo que resulte más beneficioso para el equipo'.

Más información

Zidane admitió que contra el Lausanne no se había visto un juego extraordinario debido a la falta de rodaje de los jugadores tras las vacaciones. 'Es difícil jugar bien en esta época', reconoció; 'ahora estamos poco preparados, pero yo creo que, teniendo en cuenta la falta de ritmo, y que era la primera vez que jugaba con estos futbolistas, no lo hemos hecho nada mal. Además, mis compañeros se han mostrado muy generosos y han hecho todo lo posible para que me integrara en el campo'.

Aunque Zidane se definió como 'una persona normal, simple, reservada y tímida' no reprimió su tendencia a sonreír y a manifestar su satisfacción con sinceridad. 'Me gusta vivir', aseguró el francés de origen argelino, como para remarcar que, efectivamente, es 'normal'. Y Helguera, que le observaba de cerca mientras unos periodistas franceses le preguntaban sobre su nuevo equipo, le sirvió de excusa perfecta para demostrar que no esconde el buen humor.

'¿Cuál es el jugador que más le ha impresionado en el Madrid', le interrogaron los franceses. 'Son todos impresionantes pero hay uno ahí detrás, que es Helguera, a quien yo encuentro fabuloso. Cuando estás con él y tienes un problema en el campo, hay que darle la pelota'. Helguera, con pinta de estar muerto de vergüenza, se marchó haciendo promesas: '¡Balón de Oro, estás invitado a una cerveza!'.

El media punta francés tuvo palabras de agradecimiento hacia su cicerone, su compañero de habitación y compatriota de origen congoleño, Claude Makelele: 'Me ha ayudado muchísimo. Es el que me traduce cuando quiero decir algo a los compañeros, es el que explica en español lo que quiero decir y es muy agradable porque siempre se muestra muy sonriente. Es un optimista'.

Para Figo dedicó el elogio más solemne, y entonces dejó de sonreir: 'Es el más grande jugador que hay actualmente. Es el Balón de Oro y lo ha demostrado con lo que hizo en el Barcelona, en el Real Madrid y en la selección portuguesa. Ahí hay jugadores, como el propio Figo y como Rui Costa, que saben jugar el balón, que enfrentan el partido con la intención de encontrar el placer de jugar, y que siempre intentan atacar, aunque pierdan. Nunca esconden el estilo descarado y esa actitud es importante en el fútbol'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción