Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Nos sentimos abandonados y vejados', dice la hija del general Rodríguez Galindo

'Nos encontramos desolados, abandonados, insultados, vejados y calumniados'. La hija del general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, María Fernanda, llamó ayer al programa Protagonistas de Onda Cero para expresar el estado de ánimo de la familia del ex responsable del cuartel de Intxaurrondo (San Sebastián). Su condena por el secuestro y asesinato de los etarras Jose Antonio Lasa y Juan Ignacio Zabala fue incrementada por el Tribunal Supremo en cuatro años, hasta un total de 75, al estimar que los condenados por esa causa se prevalieron de su cargo público para cometer los delitos.

'Nos parece incomprensible que un tribunal formado por personas doctas en la aplicación del derecho para impartir justicia haya sido incapaz de apreciar lo que el pueblo llano nos repite constantemente', continuó la hija de Galindo. 'Sabiendo la organización de un cuartel, ¿cómo es posible que (...) un sencillo comandante, un capitán y dos guardias pudieran realizar esos hechos sin que nadie lo observara?', continuó. Y añadió que a su padre le han acusado 'falazmente de proxenetismo, de narcotráfico, de enriquecimiento ilícito, e incluso un importante diario llegó a decir' que poseía 'un lujoso yate y todo eso ha sido demostrado que es falso'.

'Es imposible hacernos más daño: mi padre en prisión, mi madre despojada de lo que le correspondía para poder sobrevivir y [había] ganado honradamente. Sin sueldo, sin casa, que próximamente le será embargada'. 'Es tan desgarrante lo que sentimos que desde aquí le pido a ETA que nos ponga una bomba y nos haga desaparecer de esta España que parecer no tener sitio para que vivamos; no hemos hecho más que sufrir la soledad y el abandono de aqúellos por los que mi padre sacrificó más de 15 años de su vida', concluyó.

Fuentes de Defensa explicaron a Europa Press que la Dirección General de la Guardia Civil debe abrir expediente para que Rodríguez Galindo pierda la condición de militar, ya que una de las causas legales de expulsión es la inhabilitación absoluta por sentencia judicial, pena que ratificó el Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de julio de 2001