Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y el PSOE, al borde de romper la negociación sobre financiación autonómica

Los socialistas ofrecerán una última propuesta al Ejecutivo para intentar el acuerdo

El último encuentro, celebrado de forma discreta el pasado jueves, entre las delegaciones del Gobierno -encabezada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro- y el PSOE -con el responsable del área económica, Jordi Sevilla, al frente- no sirvió para limar las diferencias de fondo. Aunque el Gobierno aumentó en 75.000 millones -hasta llegar a 300.000 millones- su oferta para que eche a andar el nuevo sistema de financiación autonómica, a los socialistas les sigue pareciendo 'muy insuficiente'.

Los socialistas reclaman al menos 450.000 millones. El Ejecutivo no quiere subir más la cifra que pone para el nuevo modelo de financiación porque estima que puede arriesgar su objetivo de déficit cero. El presidente José María Aznar fue ayer muy claro al señalar que 'los que piden cifras astronómicas tendrán que explicar que hay que subir impuestos y deberán explicar qué impuestos suben'.

Pero el PSOE discrepa ya no sólo de la cifras, como sucedió en el anterior encuentro del 6 de julio. Tampoco está de acuerdo con los 'criterios de reparto' que ha fijado el ministerio de Hacienda. Así, los socialistas señalan que en el paquete de 300.000 millones, Hacienda incluye la financiación complementaria al traspaso de la sanidad en las diez comunidades que aún no la tienen transferida y de no culminar ese traspaso el próximo año se reducirá esa cifra.

También denuncian la 'falta de coherencia' del modelo del Gobierno 'pues algunas comunidades ganan algo en sanidad, pero pierden en la financiación común y viceversa'. Según los cálculos socialistas, Aragón y Asturias, gobernadas por el PSOE, no ganan nada en la sanidad y Andalucía 'puede perder'.

La última reunión también abrió fisuras en la negociación sobre la actualización del censo de población de las comunidades, clave para fijar el reparto de la financiación sanitaria. El PSOE critica la propuesta del Gobierno porque 'las modulaciones que ha introducido su modelo aunque evita que las comunidades que pierden, pierdan, las que ganan lo hacen muy poco'.

La insatisfacción socialista se extiende a la propuesta sobre el Fondo de Compensación Interterritorial y la nivelación de servicios, fundamentales para lograr un equilibrio entre las comunidades. 'Las cantidades que ofrece el Gobierno no son garantía suficiente para las comunidades'.

En cuanto al ajuste de cuentas con el pasado, Andalucía, comunidad gobernada por el PSOE, ve 'muy difícil el acuerdo' porque el Gobierno, también discrepa de las cifras propuestas para la liquidación.

El responsable socialista, Jordi Sevilla, hace un balance negativo de la negociación: 'El Gobierno ofrece menos dinero del que se necesita para financiar servicios públicos básicos como la sanidad. Discrepa de nuestra propuesta de cesión del IRPF y, además, el modelo que propone va a contar con una capacidad normativa muy limitada. Pero pese a nuestra insatisfacción vamos a hacer un esfuerzo final y presentaremos una contrapropuesta porque tenemos voluntad de acuerdo'. Sevilla asegura que las seis comunidades autónomas socialistas tienen una posición unitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001