Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña aspira a disponer de 400.000 millones más

Las cifras han vuelto a aparecer en la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica. A pocos días de que el Ministerio de Hacienda haga públicas las cantidades que maneja para la nueva financiación, el conseller en cap del Gobierno catalán, Artur Mas, afirmó ayer que aspira a disponer de 400.000 millones de pesetas más de media anual cuando se acuerde la nueva financiación de las autonomías para el quinquenio 2002-2006. Esta cantidad es la misma que planteó el presidente catalán, Jordi Pujol, antes de que el PP lograra mayoría absoluta en las elecciones del año pasado.

Pese a que los nacionalistas catalanes de CiU ya no son decisivos en el Congreso para sostener al Gobierno del PP, Mas afirmó que 'como nacionalista no puedo renunciar a este objetivo', y señaló que las negociaciones 'van más lentas de lo que desearíamos'.

Mas subrayó que el actual sistema de financiación, pactado entre PP y CiU en 1996, ha permitido a la Generalitat ingresar de media unos 170.000 millones anuales más que el pactado con el Gobierno socialista en 1993.

El acuerdo de financiación sobre el que trabajan el Ministerio de Hacienda y las comunidades autónomas supone cambiar las actuales transferencias del Estado a las autonomías por una participación en todos los impuestos, excepto dos, el de sociedades y el de seguros.

Pocos impuestos

Para Cataluña, de los 2,1 billones de pesetas a que asciende el presupuesto de la Generalitat para este año, apenas 617.000 millones proceden de impuestos y tasas. El resto se ingresan por transferencias del Estado y endeudamiento.

La Generalitat recibió el año pasado 1,3 billones de transferencias del Estado. En medios del Gobierno catalán se afirma que si esta partida se sustituye íntegramente por los impuestos recaudados, el resultado sería un incremento neto de fondos para la adminsitración catalana. Nadie quiere, sin embargo, concretar el incremento.

La posición maximalista que exhibió ayer Mas contrasta con la cautela que ha mantenido en los últimos meses el consejero de Economía, Francesc Homs. Éste, que ayer explicó el estado de las negociaciones ante la plana mayor de su coalición, se ha negado en redondo a dar cifras y, aunque ha afirmado que habrá una mejora de financiación para la Generalitat, ha exibido prudencia a la hora de aventurar resultados debido a que CiU no es decisiva para el Gobierno de Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001