Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Querella por un supuesto suministro de agua no apta en Benicàssim

Un juzgado de Castellón admitió a trámite el 9 de julio una querella presentada por una vecina de Benicàssim, Ana Gascón, contra la empresa Fobesa, encargada de la distribución del agua en el municipio, por un presunto delito contra la salud pública, al haber sido detectadas, en unos análisis practicados el verano pasado por la Consejería de Medio Ambiente, elevadas concentraciones de sodio y residuo seco, que la hacían peligrosa para el consumo. Estas analíticas fueron remitidas por la consejería a petición de la querellante el 29 de marzo. El informe constata que el agua de las Villas de Benicàssim y Playetes de Bellver 'no puede calificarse como potable debido a las elevadas concentraciones de sodio y residuo seco', e insta al Ayuntamiento a que 'advierta a la población afectada del riesgo que supone su consumo', que es peligroso sobre todo para 'lactantes, hipertensos, y enfermos coronarios'.

Gascón alertó de la situación al Consistorio el 7 de abril, requiriendo al alcalde del PP, Javier Asín, para que informase a la población. Según Gascón, esta actuación 'nunca se llevó a efecto'. La querella incluía también a Javier Asín, pero la juez estima que no se le puede imputar por un delito contra la salud pública, aunque deja abierta la puerta a una nueva denuncia contra él.

Asín estaba ayer de vacaciones. Fobesa y Sanidad afirman que el agua de Benicàssim está dentro de los parámetros de potabilidad que exige la ley, y que es apta para el consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001