Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Octava etapa | TOUR 2001

Txema del Olmo, del Euskaltel, dio positivo en el análisis anti-EPO

Txema del Olmo no tomó la salida en la etapa del sábado al dar positivo en el análisis anti-EPO realizado por la Unión Ciclista Internacional (UCI) en la etapa prólogo. El resultado no es firme, pues el corredor tiene derecho a solicitar un contraanálisis, que sí tendrá carácter definitivo. Tras conocerse el caso, la UCI concedió tres horas al Euskaltel para que tomara la decisión de pedir el análisis de la segunda muestra de orina. Así lo solicitó el equipo vasco.

Mientras tanto, el ciclista fue 'inmediatamente apartado' de la carrera por su equipo, según explicó ayer el manager, Miguel Madariaga, en un comunicado oficial, 'para evitar interferir en el propio desarrollo de la competición y respetar los valores éticos y morales inherentes al Tour' .

Del Olmo tenía derecho a seguir en la carrera, pero, de mutuo acuerdo con el equipo, decidió regresar a su casa. Hay un código ético firmado por los directores de los equipos del Tour, por el que en este tipo de casos darán 'de baja laboral' a sus ciclistas en caso de que se detecte un análisis positivo.

El Euskaltel, que ha tenido un debú en el Tour plagado de problemas en forma de bajas formas, caídas y despistes, se venía quejando en los últimos días por sentirse perseguido durante la carrera. Es uno de los equipos que más controles han debido pasar en cada etapa. El líder del equipo, David Etxebarria, por ejemplo, ya se ha sometido a tres pruebas en apenas una semana. Probablemente, la UCI se ha basado en los datos de que dispone sobre todos los ciclistas, tras la pruebas realizadas en las vísperas de la carrera. A través de ellas, conocen los niveles de reticulocitos -el nivel de glóbulos rojos jóvenes en la sangre- y hierro de cada ciclista, y estos índices indirectos de consumo de EPO han llevado a los comisarios a realizar los controles de orina no al azar, sino de forma selectiva al final de cada etapa. 'Nosotros estamos tranquilos porque sabemos que el médico no está utilizando estos productos', aseguró ayer el director, Julián Gorospe, en referencia a la EPO (eritropoyetina). Madariaga, por su parte, sostiene 'la inocencia' de Txema Del Olmo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de julio de 2001