Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Liceo tendrá más ingresos propios que subvenciones el próximo año

En el Real, la taquilla y el mecenazgo ya superan las ayudas públicas

Si se confirman las previsiones, en la próxima temporada el Liceo logrará un equilibrio entre los ingresos propios y las subvenciones similar al que ya ha conseguido este año el Teatro Real de Madrid. En el presupuesto de este último para 2001, los ingresos propios equivalen a casi el 53% del total; el resto procede de las ayudas que recibe del Ministerio de Educación y Cultura y la Comunidad de Madrid.

El importante cambio que sufrirán los ingresos del Liceo se debe, en primer lugar, al sustancial incremento que se prevé en la recaudación por taquilla (35%) y al no menos importante aumento de las cantidades que se espera percibir en concepto de patrocinio y mecenazgo (37%). Las ayudas institucionales -procedentes del Ministerio de Educación y Cultura, de la Generalitat y del Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona- crecerán el 2,5% y el presupuesto total de la temporada alcanzará los 7.710 millones de pesetas, lo que implica un aumento del 15% en relación a la que ahora acaba.

La subida de la recaudación por taquilla se logrará con un notable incremento de la actividad del teatro que ha programado 145 funciones en su sala principal (34 más que en la temporada actual) y otras 50 en el foyer. El Liceo programará además otras 50 funciones fuera del teatro, la mayoría de ellas vinculadas al llamado proyecto pedagógico. Este incremento de la actividad propiciará, siempre según las previsiones, un fuerte aumento del número de espectadores -hasta alcanzar los 400.000- y del número de abonados. En este apartado se espera alcanzar la cifra de 20.900, 13.275 más de los que tenía en la temporada 93-94, cuando un pavoroso incendio convirtió el teatro en un montón de cenizas.

Los órganos rectores del teatro -en el que se encuentran representadas las distintas administraciones- han encargado al equipo que dirige el director general, Josep Caminal, un estudio sobre cómo permitir que quienes no puedan o no quieran adquirir un abono para el conjunto de la temporada sí puedan, en cambio, adquirir entradas sólo para los espectáculos que sean de su interés, algo que ahora resulta poco menos que imposible. 'Es el reto más importante que tenemos. Debemos resolverlo, y pronto', admitió Caminal. Una de las soluciones en estudio prevé programar un determinado número de 'funciones fuera de abono' sino para todos al menos algunos de los espectáculos programados cada temporada. La decisión, sea cuál fuere la fórmula elegida, no llegará a tiempo para la temporada que se abrirá después del verano, y habrá que esperar a la siguiente, la cuarta que va a celebrar el teatro tras el incendio y la consiguiente reconstrucción y ampliación.

Coro y orquesta

Otra de las tareas que se ha encomendado a Caminal es la de reforzar la plantilla del teatro, que la próxima temporada pasará de 308 a 340 personas. Las nuevas contrataciones tendrán como objetivo el de mejorar la dotación de personal técnico y el de 'finalizar el proceso de renovación del coro e iniciar el de renovación y ampliación de la orquesta'.

El presupuesto para la temporada 2001-2002 fue aprobado ayer en el palacio de la Generalitat durante las reuniones que mantuvieron los órganos rectores del teatro, que también aprobaron de forma unánime las cuentas de la citada reconstrucción y ampliación del teatro, que ha costado 22.080 millones de pesetas.

Tras el incendio, el teatro no sólo ha recuperado su fantástica sala principal -un calco de la que fue pasto de las llamas- sino que se ha dotado de un impresionante escenario y ha ampliado notablemente la superficie de sus instalaciones, que han pasado de los 12.000 metros cuadrado de los que disponía el treatro antes del incendio a los 42.534 con que cuenta en la actualidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de julio de 2001