La lluvia obliga a desalojar a 840 personas, la mayoría niños, en el Pirineo aragonés

Precipitaciones de 200 litros por metro cuadrado

'Es excepcional, pero no extraño. En esta época pueden caer 200 litros por metro cuadrado y si la tierra está seca es normal que se formen torrenteras. La precaución nos hizo actuar rápidamente y no ha pasado nada', indicaba ayer Antonio Escalona, alcalde de Bielsa, en el valle de Pineta, en Huesca, quien se afanaba por la tarde en atender a unas 300 personas -la mayoría procedentes de Zaragoza y Madrid- que tuvieron que ser trasladadas desde sus campamentos a instalaciones municipales y a la iglesia de la localidad.

Las fuertes tormentas que descargaron ayer de madrugada y el miércoles por la tarde -hasta 209 litros en Bielsa y 215 en Javierre- obligaron a trasladar campamentos y reubicar a unas 840 personas, de los que más de 700 son menores de 18 años. La tormenta hizo crecer el cauce de los ríos Ara y Cinca.

La mayor preocupación de los servicios de protección civil era la suerte que pudieran haber corrido 18 excursionistas del Campamento de Guías de Aragón (grupo Baobab 11) que se habían trasladado al lago Urdiceto. El grupo fue sorprendido por la tormenta que se desató a las seis de la tarde. A las 21.45 del miércoles, los servicios de socorro recibieron una llamada en la que se comunicaba que el grupo no había regresado al campamento en Plan d´Escún. Aunque la Guardia Civil de Montaña movilizó sus efectivos fue imposible sacar el helicóptero de rescate por las adversas condiciones climatológicas. La noche fue larga y la virulencia de la tormenta hizo temer lo peor. Un guarda forestal de Ainsa declaraba ayer que 'las piedras [de granizo] eran grandes y llovía mucho. Si ha cogido a alguien en el monte, lo habrá pasado mal'. Afortunadamente, los 18 excursionistas se habían protegido en el refugio de Viados, de donde pudieron salir ayer por la mañana por su propio pie.

Numerosos campamentos

Los servicios de protección civil del Gobierno de Aragón advirtieron el miércoles del riesgo de fuertes tormentas en los Pirineos. En ese momento, en las montañas aragonesas había varios campamentos, uno en Ansó, tres en Benasque -100 personas de un grupo de Acción Católica de Madrid, los únicos que han decidido regresar, otros 30 del grupo Loyola y un grupo de scouts de Lleida, alojados en Los Llanos del Hospital-, tres en Plan, otro en Gistaín, en el campamento Virgen Blanca con 108 niños en tiendas y 50 más de Dominicos de Zaragoza, todos alojados en el pabellón del propio campamento Virgen Blanca, más los tres en el valle de Pineta, alojados en Bielsa.

Ante la magnitud de la tormenta, los servicios de protección civil, voluntarios y Guardia Civil trasladaron a los acampados a lugares seguros. En principio, algunos de ellos fueron alojados en el parador de Pineta, pero ayer quedaba en instalaciones municipales de Bielsa un grupo de 63 niños y 18 monitores del campamento del Colegio San Viator de Madrid; otro de 70 de la Universidad de Zaragoza y un grupo más de 80 niños del Colegio Calasanz, también de Zaragoza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El riesgo de tormentas continuaba ayer. Los daños en las carreteras se intentaron reparar por la tarde. En Aragón hay en este momento 174 sitios de acampada. Es la única comunidad que tiene regulada esta práctica.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS