Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roxy Music vuelve para demostrar que no era 'solamente un estilo'

La banda de Bryan Ferry ofrece en Santiago su único concierto

Santiago de Compostela

Bryan Ferry, Phil Manzanera y Andy Mackay, embutidos en sus trajes de siempre, que resultan menos raros ahora que ya han sobrepasado la cincuentena, hablaron ayer para la prensa en Santiago de Compostela horas antes de ofrecer su concierto en España.

En las semanas anteriores al inicio de esta gira de reaparición, Bryan Ferry se cansó de responder a la misma pregunta: '¿Qué se va a poner para los conciertos?'. 'Les interesaba más la ropa que la música', dice el cantante. 'Yo siempre le he dado importancia a la imagen, y hay una tradición en el pop y en el rock de unir música y espectáculo, pero lo principal debe ser la música'. Además, Ferry es consciente de que a su edad ya no están para buscar imágenes impactantes como en los años setenta, cuando encarnaban la vanguardia artística de la música popular. 'Si salimos ahora con las pintas de entonces quedaríamos bastante ridículos', apunta Ferry entre carcajadas.

Afables y dicharacheros, los tres integrantes originales de Roxy Music -el cuarto, el ahora reputado productor Brian Eno, no quiso sumarse a la gira porque, según Ferry, 'odia las actuaciones en directo'- hasta se permitieron ciertas dosis de autoironía. 'En Inglaterra andan diciendo que nuestras canciones parecen de ahora. Yo no me lo creo', confesó Manzanera. 'Probablemente, no', apostilló Ferry.

El guitarrista Phil Manzanera acaparó la rueda de prensa, en parte por su fluido castellano -aprendido, según dijo, en Venezuela y Cuba- y en parte porque Ferry tardó un buen rato en incorporarse. Sus compañeros lo excusaron porque la noche anterior se había demorado paseando por las calles del casco viejo de Santiago, que lo dejaron impresionado: 'Es la catedral más bella que he visto nunca'.

Tras 18 años 'cuidando de la familia', explicó Manzanera, decidieron aceptar la propuesta de un promotor para tocar juntos de nuevo porque les apetecía 'redefinir el concepto y el contenido' de su música, recordar al público que tienen 'más que las cuatro canciones que suelen oírse siempre' y, de paso, mostrar que la banda 'no es sólo un estilo'.

En su decisión también influyó que grupos británicos del momento, como Radiohead, Pulp o Moby, les hayan señalado como una de sus principales referencias. 'Yo empecé a darme cuenta de que mis hijos de 19 años escuchaban música que tenía algo que ver con lo que nosotros hacíamos', comentó el saxofonista Andy Mackay.

50 actuaciones

El concierto que anoche tenía previsto celebrar en Santiago, ante unas 8.000 personas, es el único en España de una gira que se inició el pasado día 8 en Dublín y que les llevará más tarde por Estados Unidos, Canadá y Japón, hasta completar cincuenta actuaciones. Pero este regreso, apuntalado con la salida de su enésimo disco recopilatorio, no significa la reunificación de Roxy Music. De hecho, sus integrantes descartan la salida de un álbum con material nuevo, y Ferry proseguirá su carrera en solitario con un disco que se editará después de navidades y en el que sí colabora Brian Eno.

En todo caso, dicen que se lo están pasando muy bien. 'Parece que lo hubiéramos dejado hace sólo unos meses', asegura Mackay.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de junio de 2001