Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INTERNACIONAL SOCIALISTA

Zapatero critica el "notable fracaso" de Aznar en inmigración

Acusa al Gobierno de perder el control de las fronteras y de generar un efecto de 'altavoz universal'

El líder del PSOE se reservó durante el debate sobre el estado de la nación las frases más duras contra la política general del Gobierno del PP para proferirlas ayer en Lisboa, adonde acudió para participar en la cumbre de la Internacional Socialista. Zapatero explicó con preocupación, y en concreto sobre la inmigración, que el Ejecutivo que preside Aznar 'no tiene ideas ni visión de futuro y no tiene la voluntad ni la consciencia sobre la trascendencia social y cultural que este fenómeno tiene para nuestra convivencia'.

En esta arremetida desde Lisboa contra la política de inmigración del Ejecutivo del PP, el líder socialista explicó que si la Ley de Extranjería anterior tenía 'un 'efecto llamada', la nueva ley del PP tiene un efecto altavoz, pero un altavoz universal porque el incremento de los inmigrantes irregulares es muy significativo. Han aumentado un 15% desde que la ley entró en vigor'.

A continuación Zapatero afirmó en un tono firme, casi encrespado: 'La política de inmigración del equipo de Aznar es un fracaso notable, es un fracaso el control de fronteras, es un fracaso aprobar una ley inaplicable con prejuicios ideológicos absurdos y es un fracaso la falta de políticas reales de integración de los inmigrantes en nuestro país. Creo que es algo bien visible'.

El líder socialista reconoció, como hizo el martes durante el debate de la nación, que ha detectado 'un nuevo talante' en el ministro del Interior, Mariano Rajoy, en el tema de la inmigración y reiteró la necesidad urgente de 'un gran acuerdo de Estado' en esta materia porque, a su juicio, el Gobierno ha demostrado su absoluta incapacidad para manejar el problema.

La estancia en España de 'más de 1.100.000 inmigrantes de diferentes etnias y religiones va a provocar un cambio profundo en las escuelas, en los centros de trabajo o en los centros sanitarios; es un fenómeno que necesita de nuevas medidas sociales y culturales, políticas de solidaridad e integración'.

Tras condenar el último atentado de ETA y expresar su solidaridad con los heridos, Zapatero explicó que la acción terrorista 'es una expresión más de la violencia ciega e inútil de ETA'. Ahí se frenó en seco y añadió: 'Hoy quiero poner énfasis en reiterar a ETA que no tiene ninguna esperanza de obtener absolutamente nada frente a las instituciones democráticas y frente al Estado. Pierden el tiempo y sólo provocan sangre y sufrimiento'.

El responsable del PSOE reconoció que tiene previsto entrevistarse con el lehendakari Juan José Ibarrtexe poco después de su próxima investidura, si es posible antes de las vacaciones, y aseguró que le gustaría que el jefe del Gobierno vasco dé un gran impulso al proceso de pacificación 'sin perder tiempo y para sumar esfuerzos de todos los partidos democráticos'.

Preguntado por las dificultades que plantea Aznar para retomar el diálogo con los responsables del PNV tras su clara victoria en las elecciones vascas, Zapatero, también rotundo, lanzó un mensaje que sonó a aviso al presidente: 'Aznar tiene que asumir de una manera clara las expectativas creadas después de las elecciones vascas. Tiene que posibilitar un mínimo de reconstrucción del diálogo. Aznar sabe que, primero, tiene que dialogar con el Gobierno vasco institucionalmente; y segundo, dar una respuesta positiva a los pasos positivos del lehendakari. Y el PSOE va a ser muy exigente con el Gobierno en esta materia para que no busque excusas si no las hay'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de junio de 2001