Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'Debo ser duro y no dejarme intimidar'

Pau Gasol, que el 6 de julio cumplirá 21 años, ya conoce Memphis, a los dueños de los Grizzlies y a algunos nuevos compañeros y ha obtenido una primera muestra de la devoción que le van a profesar los seguidores de los Osos Pardos. En un viaje relámpago, al borde del agotamiento por la apretadísima agenda de la NBA, salió airoso de su primera toma de contacto con su nuevo club y de su primera conferencia de prensa en su nueva sede pese a su dificultad para comprender el cerrado inglés de Tennessee.

Pregunta. ¿Qué experiencia está sacando de estos días?

Respuesta. Me encuentro un poco extraño por todo, por la nueva dirección de mi vida, porque no me han dejado parar, por tantas entrevistas... La gente está demasiado encima de uno.

'Tendremos que jugar siempre a muerte y, aun así, podremos perder. Pero me gustan los retos difíciles'

P. La NBA da mucho, pero también lo exige.

R. Espero que a los jugadores nos dejen centrarnos en lo nuestro.

P. Del Barcelona, uno de los mejores equipos de Europa, a los Griz-zlies, uno de los peores de la NBA.

R. Es una situación nueva. Este año, de 60, habré perdido siete partidos. Ahora la situación cambia por completo. Con este cuadro tan joven y nuevo, tendremos que jugar siempre a muerte y, con todo, podremos perder fácil.

P. ¿Le preocupa el traslado de la franquicia a Memphis, la ciudad más pequeña con un conjunto en la Liga?

R. Es tranquila, normal. Es mejor para trabajar bien.

P. Ser el número tres en el draft es un éxito. Además, para hacerse con usted, los Grizzlies se han desprendido de su figura,Abdur-Rahim, traspasado a los Hawks de Atlanta. Le exigirán que sea quien tire del carro.

R. Sí. Lo he asumido. Me gustan los retos difíciles, cuando a uno se le exige estar al 100%. Hay muchos cambios en el equipo y todo es nuevo para mí. Estoy nervioso, pero intentaré centrarme y aportar el máximo.

P. Ya conoce a su club.

R. Al menos, los nombres de los jugadores. Y a algunos y al entrenador, Sidney Lowe, personalmente. No hay grandes estrellas, pero está cargado de ilusión.

P. La presencia de Shane Battier, uno de los jugadores universitarios de Duke más destacados y sexto en el draft, es interesante.

R. Cualquiera que esté a esa altura es una gran aportación. Es completísimo a sus 22 años y sabe muy lo que se hace.

P. En este momento, ¿qué sería para usted triunfar.

R. Ser un jugador duro en la pista, no dejarme intimidar aunque tenga delante a Jordan u O'Neal y estar a la altura de cualquier rival para no perjudicar a mi equipo e intentar devolverle con buenos resultados la confianza que ha depositado en mí.

P. ¿Tiene un modelo que seguir con los Grizzlies?

R. Sí hay alguna trayectoria paralela. El Minnesota, cuando llegó allí Kevin Garnett con 19 o 20 años viniendo de la high school, pasó de no estar en el play-off a ser el octavo equipo. No diría que vayamos a entrar en el play-off porque será muy difícil, pero sí ganar el máximo de partidos.

P. ¿Cómo le irán las nuevas reglas?

R. Ya lo veré cuando juegue.

P. La línea de triples está un metro más alejada del aro en Estados Unidos que en Europa.

R. No he practicado el tiro desde tan lejos. Supongo que Juan Carlos [Navarro, compañero suyo en el Barça] estaría más cómodo que yo, pero intentaré acostumbrarme a esta distancia.

P. ¿Continuará siendo tan descarado en sus movimientos? ¿Subirá el balón? ¿Se lo pasará bajo las piernas?

R. Seguro. Me lo van a pedir.

P. Estos días ha estado un poco parco en palabras cuando se expresaba en inglés. ¿Por timidez o porque le cuesta hablarlo?

R. Por todo un poco.

P. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido en Estados Unidos?

R. Nunca había estado aquí. Nueva York es muy grande. Me impresionó por sus rascacielos, la variedad racial de la gente, el ajetreo... También, que la NBA es algo muy grande y en España está teniendo un buen impacto.

P. Lo que menos le ha gustado.

R. Que no tenga aquí a todos los que quisiera tener cerca.

P. ¿Fue excesivo tener a tres representantes sentados en su mesa durante el draft?

R. Un poco raro. Había más que familiares míos.

P. ¿Le atolondra tanto consejero?

R. No me tienen que aconsejar nada. Y en el tema baloncestístico, menos. Ellos hacen su trabajo, hablar con los clubes, y yo el mío.

P. ¿Una razón por la que el Barcelona tenga que rebajarle su cláusula de rescisión, de 580 millones de pesetas?

R. Tampoco se trata de rebajar por rebajar. No estaría mal que llegáramos a algún acuerdo, que ellos logren algo también. No sé... Mis derechos cuando vuelva a Europa, tal vez.

P. ¿Le habría gustado estar más arropado por él?

R. Bueno, viajó el director general, Antonio Maceiras.

P. Pero usted lo hizo solo.

R. Yo vine dos días antes.

P. ¿Le han telefoneado el presidente de la sección, Salvador Alemany, y el entrenador, Aíto García Reneses?

R. No.

P. ¿Cómo valora el 24º puesto de Raúl López, del Real Madrid?

R. Muy positivamente. Si yo no hubiera estado, él habría sido el mejor español de la historia. Me alegro mucho por él. Espero que llegue muy alto.

P. ¿Se habría sentido frustrado de no quedar entre los diez primeros?

R. Por debajo de ese puesto, tal vez sí, pero no si hubiera sido el décimo. Tengo muchas ganas de jugar aquí, pero me da mucha pena irme de Barcelona, donde tengo a mi familia y mis amigos. Si hubiera sido el décimo, habría estado contento por una parte porque podría haber seguido allí un año más.

P. El baloncesto español se le ha quedado pequeño pronto.

R. Este año he gozado de muchos minutos, he tenido suerte, he ayudado al equipo y los resultados han sido buenos. Creo que he madurado mentalmente.

P. ¿Cree que ese factor es el más decisivo?

R. Sí, porque te da pie a desarrollar todo lo que tienes dentro. Si no tienes confianza...

P. ¿Irá al Eurobasket de Turquía, en septiembre?

R. Sí, aunque espero que los medios me dejen disfrutar un poco del momento.

P. ¿Le han extenuado?

R. Sí, es un poco estresante.

P. ¿Qué va a hacer ahora?

R. Volver a casa, ir a la playa y pasármelo bien unos días en Barcelona. Del 1 al 15 de julio tengo un campus de Nike y sobre el 18 tendré que volver aquí a firmar con los Grizzlies. A continuación lo más probable es que acuda a una Liga de verano de la NBA en Utah. Tengo ganas ya de empezar la actividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 2001