Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Virós se convierte oficialmente en la primera rectora de Cataluña

La sucesora de Argullol en la Pompeu Fabra reivindica el humanismo

Las tensiones que había generado la victoria de la candidatura de Virós, más escorada a la izquierda, sobre la más oficialista del economista Albert Carreras parecen haber remitido, a pesar de que la nueva rectora aún no ha hecho públicos los nombres de su equipo rectoral. Tras resultar elegida en la primera vuelta por 96 votos del claustro contra 86 de su oponente, Virós ofreció dos vicerrectorados a la candidatura derrotada, uno a un miembro de la Facultad de Económicas y otro al colectivo representado por el director del departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud, Jordi Camí, que formaba parte de la candidatura de Carreras. Estos dos puestos aún no están decididos.

Además del fundador y único rector hasta la fecha, Enric Argullol, y de Andreu Mas-Colell, consejero de Universidades de la Generalitat y catedrático en excedencia de la UPF, asistieron al acto de toma de posesión los rectores de todas las universidades barcelonesas -Joan Tugores, de la Universidad de Barcelona; Jaume Pagès, de la Politécnica; Carles Solà, de la Autónoma; Gabriel Ferraté, de la Universitat Oberta, y Miquel Gassiot, de la Ramon Llull-, una presencia significativa que puede entenderse como un apoyo personal a la nueva rectora, que ha querido dejar claro desde el primer momento que quiere abrir la institución al resto del mundo académico catalán y acallar las críticas que acusan a la UPF de elitismo y arrogancia. En representación del Ayuntamiento de Barcelona estaba el primer teniente de alcalde, Xavier Casas.

Virós fue breve. Recordó su primera etapa en la UPF y reivindicó los valores del 'núcleo fundacional'. La nueva rectora cree que ahora 'es necesario asegurar bien los fundamentos' de la UPF y que para ello hará falta 'firmeza, rigor y coraje'.

Argullol hizo un discurso emotivo, de agradecimiento a sus colaboradores y también a los estudiantes, 'los principales valedores del proyecto', dijo. El rector saliente calificó los 10 años que ha pasado al frente de la UPF como 'apasionados, aunque difíciles', si bien reconoció que había sido un privilegio poder dedicar esta parte de su vida a un proyecto tan apasionante.

Mas-Colell coincidió con Virós en que el momento actual es 'de consolidación', señaló dos palabras clave para el futuro -'Europa y calidad'- y apuntó un elemento definitorio de la Pompeu Fabra y su éxito académico: el hecho de que ha sido una universidad que 'ha podido empezar desde cero'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2001