Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El salto internacional

Codapa, consultora valenciana, gestiona ser empresa colaboradora de la CE, el FMI y el Banco Mundial en proyectos de cooperación

Codapa Ingeniería y Gestión es una sociedad limitada especializada en proyectos agroindustriales e industriales desde 1982 pero con experiencia desde 1968. Leopoldo Ortiz, gerente del Comité de Gestión para la Exportación de Cítricos durante años y eurodiputado y diputado nacional del PP, dirige la firma que el próximo 2 de julio recibirá en Francfort el premio internacional a la calidad del Trade Leader's Club (Club Líderes del Comercio). Empresas como Leche Pascual, Porcelanosa o San Miguel fueran distinguidas en el pasado con este galardón creado en 1973.

La consultora ha participado de principio a fin en el diseño y construcción de 130 centrales hortofrutícolas, 35 de industrias agroalimentarias, 25 de industrias de otros sectores, así como almacenes agrarios, instalaciones eléctricas, infraestructuras, instalaciones frigoríficas, proyectos de transformación de regadío, invernaderos, granjas u otros servicios de asesoría. Entre sus proyectos más recientes, algunos todavía en proceso, están la construcción de una planta de envases plásticos alimentarios en Lorca para la cooperativa italiana Coopbox Ibérica, el diseño de una piscifactoría de anguilas para una producción de 200 toneladas al año en Puçol de la compañía Valenciana de Acuicultura o el proyecto de acondicionamiento y puesta en marcha de la Central Hidráulica El Horcajo en Teruel. También ha dirigido la implantación del grupo sueco Swemolit en la Comunidad, que ha instalado una fábrica de sanitarios en Carlet, o la ampliación de una instalación frigorífica de Schweppes-Cítricos y Refrescantes en Carcaixent. Todas ellas son inversiones que oscilan entre los 300 y 1.200 millones de pesetas.

Codapa, en la que trabajan 10 personas, ha desarrollado hasta la fecha un millar de proyectos en toda España y ahora se propone dar el salto internacional, con la apertura de despacho en Madrid y Bruselas en el plazo de un año. Ortiz quiere convertir a la consultora, cuya propiedad comparte con sus cuatro hijos, en empresa colaboradora de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. El empresario tiene la vista puesta en proyectos localizados en Argentina, Cuba, El Magreb o los países del Este. Uno de los que ahora tiene en estudio es la desalación en Turquía del lago Tuz en joint venture con otra empresa local. El proyecto, con un presupuesto total de 70 millones de dólares, pretende desalar el lago y eliminar la contaminación que han provocado las industrias del entorno, dado que el mismo produce el 73% de la sal que se consume en Turquía.

Ortiz, acostumbrado a tratar con inversores españoles y extranjeros, asegura que la Comunidad ha recuperado su atractivo como polo de inversiones y está estos años en el punto de mira de las empresas extranjera. 'Hace falta suelo industrial a precio adecuado e incentivos porque en el resto de factores (construcción y salarios) sigue siendo más competitivo', comenta el consultor. Además, España continúa siendo el vínculo entre Europa y Latinoamérica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2001