Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.200 pesetas por injuriar

Kiko podría tomarse la molestia de denunciar a los que el miércoles le insultaron con la macabra pancarta que rezaba: 'Kiko, cojo, muérete'. Podría, pero no le serviría de mucho. En el mejor de los casos, los responsables -quien ideó la pintada, quien la escribió y quien la colgó- serían condenados a una multa económica por un delito de injurias con publicidad. El club sería el responsable civil subsidiario. 'En un campo de fútbol este tipo de comportamiento se considera habitual, así que sería bastante complicado sacar adelante una querella contra los responsables, si acaso se consideraría una falta, pero no un delito', explica el abogado Fernando García Capelo.

Lo más grave a lo que tendrían que enfrentarse en un juzgado los fanáticos del Atlético sería a pagar una multa que oscilaría entre las 1.200 y las 900.000 pesetas cada 30 días durante un mínimo de seis meses y un máximo de catorce. Nadie puede poner la denuncia salvo el delantero jerezano, algo que seguramente no hará. Kiko, que abandona el Atlético a final de temporada, mantiene una difícil relación con los fanáticos por las reticencias del futbolista a subvencionarles los viajes con el equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 2001