Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE homenajea a sus concejales amenazados en Guipúzcoa

El PSE-EE expresó ayer en una comida-homenaje celebrada en San Sebastián su apoyo a los miembros del partido que viven más condicionados por el terrorismo de ETA: los cargos electos guipuzcoanos. Son los 88 concejales y cinco alcaldes socialistas de 30 localidades quienes se han tenido que acostumbrar a convivir con la amenaza, quienes vieron caer asesinado a su compañero Froilán Elespe, teniente de alcalde de Lasarte-Oria , y respiraron cuando supieron que el concejal de Ordizia Iñaki Dubreuil logró salir con vida del atentado perpetrado por la banda en Martutene.

La comida reunió a más de 200 personas. Los electos municipales recibieron un obsequio de recuerdo con la siguiente leyenda: 'Agradecimiento por tu compromiso en defensa de las libertades' y escucharon las palabras de apoyo del secretario general de los socialistas vascos, Nicolás Redondo, y del máximo dirigente del partido en Guipúzcoa, Manuel Huertas. Redondo valoró su determinación por continuar en sus puestos a pesar de las dificultades, manteniendo 'actitudes heroicas cuando no han sido elegidos para ello'. Máxime después de que algunos de sus compañeros decidieran abandonar la política hace unos meses, con unas dimisiones en cadena que se iniciaron Zumarraga.

La situación que viven los socialistas guipuzcoanos, insistió Redondo, es un problema que atañe a toda la sociedad. Por eso pidió al lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, que supedite 'los proyectos partidarios, por muy legítimos que puedan ser', a lograr 'la plena libertad de todos los vascos'. Y frente a la 'incomprensión e indiferencia o insensibilidad de determinados sectores sociales o de cargos de formaciones políticas', realizó un llamamiento para recuperar la unidad democrática y protagonizar un 'levantamiento cívico contra ETA'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de junio de 2001