El Tau descarta la renovación de Alexander como castigo a su huida

El Tau y su entrenador, Dusko Ivanovic, no perdonan la indisciplina. En cuanto el equipo vitoriano cayó eliminado el martes por el Real Madrid en las semifinales de la Liga, tomó una decisión que afecta a la próxima temporada. No renovará el contrato de Victor Alexander. El pívot americano ha sido una de las piezas básicas en el éxito del Tau. Sin él, seguramente su equipo no habría alcanzado la final de la Euroliga ni habría completado una de las mejores temporadas de su historia. Pero el código ético de Dusko Ivanovic no entiende el comportamiento del jugador, al marcharse en la madrugada del domingo a Estados Unidos sin avisar a ningún miembro del club y al no presentarse en el partido de Madrid el martes.

'No quiero tener en mi equipo a un jugador que se ha marchado de esta manera', aclaró ayer Ivanovic. 'Comprendo que se vaya un jugador que tiene problemas personales, pero no la forma en que lo ha hecho'. El entrenador incluso sospecha de que realmente la razón de su marcha no sea la enfermedad grave de su padre, aquejado supuestamente de un ataque al corazón. 'Dudo de todo esto que se dice. Él tuvo mucho tiempo para avisarnos. Tenía una buena relación con todo el mundo, así que me queda esa duda. Si yo sigo aquí como entrenador, no contaré con él'.

Ivanovic, que tiene contrato para la próxima temporada, afrontó un caso similar hace unos meses, cuando Oberto viajó a Argentina por la enfermedad de su hermano, pero no hubo problemas porque el jugador pidió permiso al club y se le concedió. Ahora, Ivanovic ha tomado unilateralmente la decisión de no renovar a Alexander, aunque el club la respaldará, además de aplicar una dura sanción económica al jugador.

Alexander nunca había actuado de manera irregular hasta el pasado fin de semana. Su único gesto extraño ocurrió al llegar a Vitoria. En un primer momento, cuando llegó a la ciudad, se echó atrás en su decisión de fichar por el Tau porque, como dijo, no había un colegio inglés donde llevar a sus hijos. Unas semanas después se retractó y regresó a Vitoria para fichar por el Baskonia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS