Los actores son un asco

El título que dio el guionista Ben Hetch a un famoso libro de memorias, Los actores son un asco, fue el que hasta el final manejó Joaquín Oristrell para su Sin vergüenza, gran ganadora del festival. Porque en este filme se sacan a la luz todos los vicios, vanidades y manías de los actores. 'Lo más importante de este mundo es divertir a otros con honestidad; pero a veces actores y directores nos damos más importancia de la que tenemos. Con esta película he querido manejar los esquemas de la comedia sin dejar de recordar que somos algo muy pequeño. Eso sí, hay mucho curro detrás, gente que suda y se equivoca', afirmaba ayer Oristrell. Lo que está claro es que sabe bien de lo que habla. Lo dijo ayer Borau: 'En el cine español, muchas veces contamos historias desde fuera, sin mucho conocimiento de causa; pero en la de Oristrell nada de esto sucede porque está contada desde dentro'. El filme se estrenará el 29 de junio, con 120 copias en toda España.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de junio de 2001.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50