_
_
_
_

Penélope Cruz y Jordi Mollà comparten su pánico a los rodajes

La actriz madrileña y el actor catalán presentan en Madrid 'Blow'

Aunque Penélope Cruz apenas aparece durante veinte minutos en Blow, su cuerpo y el de Johnny Depp comparten protagonismo en el cartel del filme que ha dado la vuelta al mundo. Ayer, cuando le preguntaron si no le preocupaba el exceso de marketing que rodea su carrera en Estados Unidos (otros actores con más papel en el filme no tienen, en cambio, tanto protagonismo publicitario como ella), la actriz señaló: 'Si estoy en el cartel es porque lo han decidido los productores, y no yo. Y en cualquier caso, es algo que a mí me conviene, así que no veo por qué me debe preocupar'.

La actriz, acompañada por Jordi Mollà (el enlace de Johnny Depp en el cartel colombiano), aseguró que todavía siente pánico cada vez que empieza un rodaje. 'El miedo nunca deja de acompañarme', dijo; 'en realidad, es un miedo que dura un par de días y que a mí me gustaría no perder nunca'. Jordi Mollà recordó cómo fueron sus primeras horas de rodaje en Hollywood: 'La sangre no me llegaba a las manos, estaba aterrorizado, era una escena en la que no tenía que hablar, pero me daba igual, estaba paralizado. Necesitaba beber algo y allí no dejan beber alcohol en los rodajes, así que le pedí a Ted [Demme, director de la película] que, por favor, me consiguiera una coronita. Me trajo tres. Con su ayuda, la de Penélope y la de las coronitas logré superar mi miedo'.

'No es que el cine de allí sea diferente al de aquí', añade el actor, 'sólo tiene más envergadura. Los camiones son más grandes'.

Blow narra -con cierto tono épico- la historia de George Jung desde niño. El filme recorre la vida de este hombre que actualmente está en la cárcel y que fue la mano derecha de Pablo Escobar en Estados Unidos. 'Más allá de su imagen setentera, la película cuenta una historia dramática, y eso me gustó', dice Jordi Mollà. Blow ha recaudado en Estados Unidos 60 millones de dólares (unos 12.000 millones de pesetas). Las críticas se han dividido, aunque quizá la principal, la de The New York Times, apunta el poco fuego que emana de la supuestamente apasionada relación entre Depp y Cruz.

Para preparar su personaje, la actriz española incluso se entrevistó con la verdadera mujer de George Jung, una princesa del cartel de Medellín que vio su vida arruinada tras la encarcelación de su marido. 'Ella ha cambiado mucho. Ahora vive tranquila con su hija en San Francisco, ha superado sus problemas', explica Penélope Cruz. El personaje, que incluso se droga estando embarazada, refleja, según la actriz, el poder destructivo de la cocaína. 'Mi experiencia con las drogas es suficiente como para saber que son el diablo. El diablo disfrazado de una niña, una niña vestida de blanco de cuatro años. A mí, hasta el café me excita, lo peligroso es cuando tienes un cuerpo que no te avisa'. Jordi Mollá añadió: 'Yo tampoco me drogo. Para mí, las drogas son los centollos, las angulas y el ajo'.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_