Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La remodelación del barrio de La Ventilla finalizará en 2002, con 13 años de retraso

La Comunidad promete tener concluidos los últimos 350 realojamientos en 12 meses

Cortés aseguró que las casi 350 viviendas pendientes del Plan de 1979 ya se han iniciado. 'La remodelación de La Ventilla, que suma cerca de 400.000 metros cuadrados, ha sido uno de los proyectos urbanísticos más importantes de Madrid en los últimos 20 años, al tenerse que actuar sobre un terreno ya construido y cuyo planeamiento se ha tenido que modificar totalmente', añadió. Resaltó que, además, se han reservado 21.500 metros para equipamientos (escuelas, centros de salud...) y 38.500 para zonas verdes en este vecindario situado a unos metros de las torres KIO.

También destacó que una de las viejas calles del barrio, la de Curtidos, se ha convertido, tras la reforma, en la avenida de Asturias, 'uno de los ejes de comunicación y distribución del tráfico más importantes de la ciudad', ya que enlaza la plaza de Castilla con el barrio del Pilar.

José Jackson, vicepresidente de la asociación de vecinos de La Ventilla, duda de que los realojamientos puedan finalizarse en el verano de 2002, como aseguró ayer Cortés. 'Es verdad que hay 220 pisos muy avanzados en diferentes calles, pero otros 224 de la avenida de Asturias los están empezando y no creo que sea posible habitarlos en un año. Me parece que comienzos del 2003 es una fecha más realista para finalizar la operación', asegura, y añade que los vecinos están acostumbrados a que la Comunidad les dé fechas que luego incumple.

El dirigente vecinal critica que ahora la Comunidad no facilite con antelación a las asociaciones las listas de adjudicatarios de pisos, algo que permitía a los interesados recurrir, de haber algún dato incorrecto, antes del sorteo. 'Ahora avisan dos días antes del sorteo y sólo se puede recurrir después, lo que dilata el proceso', afirma.

Finalizada la remodelación, en los suelos sobrantes está previsto levantar otros 1.750 pisos, algunos de los cuales ya se han iniciado. El 80% (1.400) tendrán algún tipo de protección, algo que las asociaciones de vecinos habían acordado con el anterior Gobierno socialista. 'Pensábamos que el PP no lo iba a respetar, pero nos alegramos mucho de que lo haga', concluye Jackson.

Por ahora, el Ejecutivo regional no ha decidido cuántas de esas 1.750 viviendas serán para familias con ingresos inferiores a 2,5 veces el salario mínimo (72.000 pesetas al mes) y cuántas para quienes ganan más de esa cantidad y menos de 7,5 veces el salario mínimo.

La remodelación de La Ventilla comenzó en 1981, a la vez que las de otros barrios en mal estado, como el vallecano de Palomeras, donde fueron realojadas 12.000 familias. En los demás vecindarios la operación finalizó hace una década, pero la reforma de La Ventilla fue complicada desde un principio.

Falta de suelos

El problema principal era que en el barrio no había suelos libres, por lo que los nuevos bloques debían levantarse sobre las viejas edificaciones (casuchas y diminutos y agrietados pisos sociales). Los conflictos en las expropiaciones para llegar a acuerdos económicos, las suspensiones de pagos de algunas constructoras y los cambios del censo de realojables con la llegada de nuevas familias o el crecimiento vegetativo de las que ya estaban son algunos problemas que han lastrado la operación.

Las asociaciones de vecinos atribuyen las demoras a la falta de voluntad política del Gobierno regional, tanto durante el mandato del PSOE (de 1984 a 1995), que heredó este Plan de Barrios del extinto Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, como con el actual del PP.

En un principio estaba previsto realojar a 2.344 familias de La Ventilla y Valdeacederas, pero esa cifra se incrementó hasta las 2.864 actuales por las expropiaciones que hubo que realizar para trazar la avenida de Asturias. Hasta 1995 se entregaron 920 pisos; 1.036 de 1995 a 1999, y 418 desde entonces. El coste total de la operación (derribos, expropiaciones y nuevas casas) una vez que concluya será de 41.250 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de junio de 2001