Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el rector de la UB, Antoni Caparrós

El pasado jueves el claustro de la UB eligió a su sucesor, Joan Tugores

Según fuentes de la UB, a última hora del lunes, cuando abandonaba su despacho en la universidad, le comentó a un bedel que sentía un poco de dolor en el brazo izquierdo, pero no le dio importancia. 'Me tomaré una aspirina', dijo cuando le sugirieron que consultara a un médico. Pero poco después de la medianoche se sintió mal. Su esposa llamó a su médico y también a los servicios de urgencia. Cuando llegaron ya fue imposible reanimarle. El rector Caparrós no había padecido dolencias cardiacas con anterioridad al fulminante ataque que acabó con su vida.

Antoni Caparrós Benedicto había nacido en Zaragoza en 1938, pero fue ya en Barcelona donde se licenció en Filosofía y Letras y se diplomó en Psicología. Era un hombre de izquierdas, militante socialista. En su juventud, durante la década de los sesenta, en pleno franquismo, viajó por Europa para ampliar estudios en las universidades de Múnich, Tubinga y Viena. Obviamente era un germanista. Su tesis doctoral se basó en el psicoanalista y filósofo Erich Fromm y se especializó en historia de la psicología, particularmente en la historia del psicoanálisis y en los orígenes alemanes de la psicología experimental.

Sustituto de Bricall

En 1985 obtuvo la cátedra de Psicología de la UB. Aquel mismo año fue nombrado jefe del departamento de Psicología General, decano de la Facultad de Psicología y adjunto al vicerrectorado de la UB. Desde 1988 hasta 1994 fue vicerrector de Enseñanzas y Profesorado. El 21 de enero de 1994, contra pronóstico y en una elección muy disputada contra la candidatura que encabezaba Encarna Roca, se convirtió en rector de la UB en sustitución de Josep Maria Bricall. Fue reelegido en 1998. El pasado mes de diciembre anunció un adelanto de las elecciones a rector, previstas inicialmente para el último mes de este año, con el fin de adecuar el calendario electoral al académico. Una decisión controvertida por cuanto suponía dejar al nuevo rector ante la tesitura de tener que someterse a un voto de confianza del nuevo claustro. Sin embargo, el resultado por el que se eligió al economista Joan Tugores para sustituirle se acabó convirtiendo en un impulso unitario y regenerativo para la vieja universidad barcelonesa.

Desde junio de 1998, Caparrós era vicepresidente de la Conferencia de Rectores de Universidades de España (CRUE). Ayer tenía previsto trasladarse a Madrid para asistir a la asamblea general de esta institución en la que se debía analizar el anteproyecto de ley de universidades y acordar propuestas alternativas al texto elaborado por el Ministerio de Educación en lo que respecta a los órganos de gobierno de las universidades y la carrera docente. La CRUE aplazó ayer la reunión hasta el próximo viernes. Caparrós se había convertido en uno de los rectores más críticos con el proyecto del Gobierno del PP y se había mostrado extremadamente duro en su defensa del concepto de la autonomía universitaria. Durante este semestre, presidía la red de universidades Joan Lluís Vives, que agrupa a los centros de la zona de habla catalana; Cataluña, la Comunidad Valenciana, Baleares, Andorra y Perpiñán (Francia).

La capilla ardiente quedó instalada ayer a las 11.00 horas en el tanatorio de Les Corts. En todo el día no cesó el desfile de personas que la visitaban, tanto del mundo académico -todos los rectores de la universidades catalanas- como político. El entierro está previsto para hoy a las 15.30 horas. A las 20.00 se celebrará un funeral en la basílica de Santa Maria del Mar. Ayer quedaron suspendidas todas las actividades lectivas y académicas de la UB, y en el edificio central de la universidad se puso un libro de firmas a disposición de los ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 2001