BOTAR Y PASAR | NBA | BALONCESTO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Jerry lo sabía

El éxito de los Lakers depende en buena parte de un hombre cuya imagen figura en el logotipo de la NBA... Ese jugador que bota con la izquierda era un hombre que sólo podía botar hacia la derecha, hasta que corrigió ese defecto, como corrigió cualquier error que perjudicara su juego... Se trata de Jerry West, legendario entre los legendarios, escolta de los Lakers en los años sesenta y setenta, tirador implacable, un sabio que nunca soportó las derrotas, y fueron muchas frente a los Celtics... West sólo ganó un anillo con los Lakers, pero nadie le discutió su condición de ganador ni como jugador, ni como entrenador, ni como jefe de operaciones de los Lakers... Suyas son algunas decisiones que hablan de su certero ojo para detectar el talento: la elección de Magic Johnson en el draft de 1979, la preferencia de James Worthy sobre el popular Dominique Wilkins en el draft de 1982, la apuesta por un injustamente desacreditado Bob McAdoo y, por supuesto, el golpe de efecto que supuso el cambio de Vlado Divac por Kobe Bryant, un chaval de 17 años, tras el draft de 1996... Los Hornets eligieron a Bryant en el puesto número 10, pero Jerry West consideró que merecía la pena jugarse la vida por aquel juvenil... Se produjo el trueque de un respetado veterano -Divac- por el enigmático adolescente y probablemente allí cambió el curso del baloncesto en los siguientes 15 años... Acertó el famoso instinto de Jerry West, ahora retirado pero vigilante de todo lo que sucede en el equipo en el que permaneció durante 40 años... En su afán perfeccionista no podía soportar la tensión de los partidos, ni las derrotas: muchas veces evitaba acudir al Forum y se refugiaba en los cines... Ese hombre se reunió hace apenas dos meses con Kobe Bryant y le convenció de su extrema importancia como jugador, de la necesidad que tenían Los Ángeles Lakers de él, del tipo de juego que debía desarrollar para llevar al equipo de nuevo a la cima... Bryant, que muchas veces se vio solo durante la temporada ante las críticas de sus compañeros y de la prensa, atendió a los consejos del viejo sabio, y su respuesta está escrita en la racha triunfal de los Lakers, que caminan directos hacia el título... Y lo que falta por llegar.

Más información
Gasol lidera el equipo ideal de novatos con el voto unánime de los técnicos de la NBA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS