Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército programa un homenaje al soldado de reemplazo para superar la polémica del desfile militar en Barcelona

El teniente general jefe de la Región Militar Pirenaica Oriental, Luis Alejandre Sintes, indicó ayer que con los actos programados para el Día de las Fuerzas Armadas en Cataluña se pretende 'buscar cohesión' y 'superar lo que pasó el año pasado en Barcelona con motivo del desfile militar'. El desfile que el Ministerio de Defensa organizó en Barcelona el año pasado dividió a la ciudad y motivó que decenas de entidades políticas y sociales se manifestaran en contra de la celebrarción.

Según anunció ayer Alejandre Sintes en conferencia de prensa, el Día de las Fuerzas Armadas en Cataluña, previsto para el próximo día 26, se centrará en un homenaje al soldado de reemplazo. Un concierto en el Palau de la Música Catalana inaugurará hoy las actividades festivas, entre las que destaca un homenaje al campamento de Castillejos (Tarragona), por el que pasaron hasta su cierre como instalación militar el pasado año más de 30.000 estudiantes que sirvieron en las milicias universitarias.

Para esta celebración se han enviado más de 4.000 cartas a ex universitarios que pasaron por Castillejos, a los que se ha invitado a participar en esta fiesta, en la que además podrán renovar, si así lo desean, su juramento a la bandera.

La fiesta incluye un concierto de música de los años sesenta, una actuación de la Colla Castellera Nova de El Vendrell y una comida de hermandad para los más de 600 participantes que se espera que acudan el día 26 a esta celebración.

El acto de homenaje a la bandera se celebrará en el Palacio de Capitanía de Barcelona el miércoles 31 de mayo, fecha en la que se abrirá al público el recinto. El cuartel del Bruc albergará una exposición de material militar y también celebrará una jornada de puertas abiertas el 2 de junio. Los actos festivos concluirán el día siguiente con otro concierto en el parque de la Ciutadella.

Alejandre Sintes indicó que la formación de los soldados ha cambiado en los últimos años y consideró que el adiestramiento militar debe hacerse compatible con la vida civil para que no haya problemas de reincorporación si se deciden a abandonar las Fuerzas Armadas. A su juicio, el Ejército ofrece una oportunidad a los jóvenes para que trabajen 'bien y con ganas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001