Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayol y Portabella instan al alcalde a que tutele los proyectos del Fòrum

Los socios de Clos creen que el Ayuntamiento debe controlar más

Hasta ahora el Ayuntamiento de Barcelona era partidario de que tanto el centro de convenciones como los hoteles proyectados con motivo del Fòrum 2004 descansaran en la iniciativa privada, tanto en la construcción como en la posterior gestión. Y los aliados de los socialistas en el equipo de gobierno no se habían pronunciado en contra de ese modelo. Ahora, sin embargo, tanto la formación ecosocialista como Esquerra se han desmarcado de la tesis de Clos y de sus colaboradores más próximos -sobre todo el primer teniente de alcalde, Xavier Casas, y el arquitecto jefe, Josep Antoni Acebillo- y creen que el Ayuntamiento debe corregir y participar de forma activa en la construcción del centro de convenciones para garantizar que se termine en la fecha prevista y para controlar la gestión con posterioridad al evento.

El edificio propio del Fòrum no representa tantos problemas, por lo menos en cuanto a su financiación, ya que la mayor parte será asumida por la Diputación de Barcelona. En cuanto a los hoteles del Fòrum -unas 1.500 camas entre el edificio anexo al centro de convenciones y el de la plaza, diseñado por el arquitecto Enric Massip-, se da por sentado que la iniciativa corresponde en exclusiva a ese sector.

Nueva situación

Después que quedara desierto el concurso, el panorama ha cambiado y la implicación directa del consistorio es posible. Al menos así lo considera la cuarta teniente de alcalde, Imma Mayol, quien afirma: 'Un procedimiento negociado como el que se ha abierto da pie a enfocar el proyecto del centro de convenciones de manera que el Ayuntamiento tutele tanto la construcción como la gestión'.

Mayol considera, además, que ese paso ya se ha dado puesto que la sociedad municipal Infraestructuras 2004 ha decidido licitar las obras de cimentación del centro de convenciones, lo que supone financiar, al menos de momento, el coste de esa primera fase, que se calcula en torno a los 5.000 millones de pesetas.

También el tercer teniente de alcalde, Jordi Portabella, quiere que el consistorio se implique directamente en el centro de convenciones. 'Es la mínima garantía que se debe buscar a un centro de convenciones de interés público'.

Con ese criterio, los socios de gobierno se alinean en parte con los grupos de la oposición en el consistorio, CiU y el PP, que reclaman a Clos que el Ayuntamiento controle más los proyectos del Fòrum. Tanto CiU como el PP recogieron el malestar del sector hotelero de la ciudad y de la Fira por la posibilidad de no participar en los importantes proyectos previstos con ocasión del Fòrum 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001