Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

González pide a todos los partidos que ayuden a Ibarretxe a gobernar sin EH

Rajoy insta al PSOE a que no se deje 'enredar' por los nacionalistas

González habló a pecho descubierto y con una dureza que hizo palidecer a alguno de los asistentes al homenaje más vinculados al Ejecutivo central y al Partido Popular. El ex presidente del Gobierno hizo una enmienda a la totalidad en toda regla a la política del Gobierno del PP sobre Euskadi y advirtió del peligro de responder a la violencia terrorista atizando el nacionalismo español. Del PSOE, que en la campaña vasca se alineó con el PP en contra del PNV, no dijo ni palabra, pero dio a entender que esperaba un giro que ayude a recomponer la 'unidad de los demócratas' frente al terrorismo.

El ex líder del PSOE compartió con el catedrático Fabián Estapé el homenaje que el Cercle de Economía rindió a uno de sus socios más activos, de cuyo asesinato a manos de ETA se cumplieron ayer seis meses. Al acto acudieron destacados representantes del mundo económico, académico y político de Cataluña y fue seguido desde las primeras filas por la compañera y las tres hijas del ex ministro socialista.

En su apasionada intervención, González defendió su derecho a hablar, a pesar de que en España, dijo, 'se estrechan los márgenes de libertad', y recordó con amargura las críticas que recibió hace meses cuando juzgó 'prioritario' conseguir la unidad entre los demócratas.

A la luz de los resultados de los comicios vascos, el ex líder del PSOE consideró que esta petición 'ya no puede ser criticada', pero no se limitó a repetirla, sino que dio un paso más: en su opinión, todos los partidos tienen que 'garantizar' a Juan José Ibarretxe que no va a necesitar a EH para gobernar. No precisó mediante qué fórmula, pero lo consideró fundamental para 'recomponer la unidad de los demócratas'. 'ETA ha conseguido un gran triunfo que no podemos aceptar: dividir a la gente que cree en la democracia', subrayó.

González mostró su aprecio hacia algunos dirigentes del PNV calificándoles, al igual que en la pasada campaña electoral, de 'amigos' y recordando su pasado antifranquista. A Ibarretxe, de quien dijo estar convencido de que 'habla de buena fe', le pidió que 'se tome en serio la kale borroka y que acabe con ella'.

El vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy, hizo un llamamiento al PSOE para que 'no se deje enredar' por las propuestas que pueda hacer Ibarretxe, informa Efe. Además, tras afirmar que González 'no da la talla', recordó que los socialistas 'han combatido el programa del PNV y su actuación en los últimos años'.

En su conferencia, González no sólo hizo responsable a ETA de la situación de violencia que vive España y el País Vasco. También culpó en parte al Gobierno del PP y a su 'falta de política de Estado' en cuestiones tan importantes como la idea de país, las relaciones entre las comunidades y la política exterior.

Beneficios electorales

'No hay política de Estado porque se hace política electoral', afirmó González para subrayar que el PP puede sacar tajada electoral de su política de enfrentamiento con el PNV. Además, consideró que la lucha contra la violencia conlleva ir tejiendo una tela 'entre todas las instituciones' y avisó del peligro de que la política de Aznar 'rompa lo que se ha tejido durante décadas'. La falta de 'política de Estado' del Gobierno del PP también se expresa, en opinión de González, en la política exterior, en la que España se guía por 'un nacionalismo de vía estrecha'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 2001