Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Giro de Italia | CICLISMO

El viento lanza a Verbrugghe

El belga corre a más de 58 kilómetros por hora, bate el récord de velocidad y logra la primera 'maglia rosa' en el prólogo de Pescara

Rik Verbrugghe (Lotto), un belga de la estirpe de Claude Criquielion, ganador de clásicas (la Flecha Valona de este año) y de pequeñas pruebas por etapas (el Critérium Internacional), mediano especialista contrarreloj, voló empujado por el viento los 7,6 kilómetros de costa adriática italiana entre Montesilvano y Pescara y conquistó, por delante de todos los especialistas en prólogos, la primera maglia rosa del Giro 2001. El corredor belga, de 26 años, salió en el momento en que más fuerte era el favorable vendaval y corrió a la increíble media de 58,874 kilómetros, la velocidad más alta nuca registrada en una contrarreloj de una gran prueba por etapas, superior a los 53,771 de Alex Zülle en la contrtarreloj de Trieste del Giro de 1998 (el récord de la carerera rosa) y a los 55,152 que míster prólogo, el británico Chris Boardman, estableció como plusmarca absoluta en el prólogo del Tour de 1994.

Ante tamaño aprovechamiento del viento poco pudieron hacer los grandes favoritos del día, que tomaron la salida horas más tarde. El checo del ONCE-Eroski Jan Hruska, por ejemplo, perdió 13s y fue cuarto, por detrás del italiano Dario Frigo (Fassa Bortolo), quizás el hombre más en forma en estos momentos, y de su compatriota y compañero de equipo René Andrle. Y el mejor español no fue ni siquiera Abraham Olano (décimo, a 19s de Verbrugghe, empatado con Jon Odriozola, del iBanesto.com, y Serguéi Gontchar, el súper especialista ucraniano), sino su compañero de equipo Isidro Nozal, octavo, a 18s, elemento sorpresa que permitió al equipo de Manolo Saiz colocar a cuatro corredores entre los 10 primeros.

'No he estado a la altura que esperab', declaró Olano. 'Sabía que el viento iba a ser una de las claves y en mi caso no me ha beneficiado. El equipo Lotto acertó con sacar a Verbrugghe de los primeros y contó con el viento a su favor. De todas formas, las diferencias no han sido grandes'.

La operación, de todas maneras, no fue especialmente negativa para Olano que, como era de prever, fue el mejor de los aspirantes a la victoria final en la prueba cronometrada. Detrás de él, algunos desastres. Stefano Garzelli (Mapei), ganador del Giro 2000, llegó a 17s del guipuzcoano; Marco pantani, escalador de poco peso, le dio medio minuto a Olano, e Ivan Gotti, otro ligero, 15s; Francesco Casagrande, 18s, y Paolo Savoldelli, otro de los favoritos del día, 5s. Jan Ullrich, que ya ha anunciado que sólo corre en Italia para acumular kilómetros, perdió 20s.

La jornada se había depertado agitada para el equipo Kelme, sobresaltado por la noticia de que su corredor Gustavo Otero, de quien dice que va a ser la revelación, había superado en un 3% el hematocrito permitido tras el análisis de sangre a que se sometieron los 180 participantes. Y como Otero, otra media docena de corredores. Sin embargo, todos se calmaron cuando en una nueva prueba, efectuada en una máquina diferente, se vio que la sangre de ninguno de los dudosos llegaba al límite del 50%.

Prólogo. Montesilvano-Pescara (7,6 kilómetros). 1. Rik Verbrugghe (Lotto), 7.44m. 2. Dario Frigo (Fassa Bortolo), a 9s. 3. René Andrle (ONCE-Eroski), a 11s. 8. Isidro Nozal (ONCE-Eroski), a 18s.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 2001