Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Carta abierta a la democracia

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Soy presidente de la asociación de vecinos de la Subestación la Cartuja, en la barriada rural de la Isla, de la carretera de El Portal, Puerto Real. Estoy indignado con este mundo de corrupción y la dictadura municipal que está reinando en mi ciudad, Jerez de la Frontera, puesto que incluso obligan a los jueces a dar órdenes de derribos y éstos las conceden sin consultar a la parte afectada.

Desde hace tiempo, esta asociación vecinal está sufriendo una persecución por parte del gobierno municipal apoyado por los grupos de la oposición en los cuales, por medio de Urbanismo, se procede a expedientar por construir sin licencia cuando estas construcciones llevan más de siete años, no habiéndose preocupado antes. Pero ahí no está el morbo de la cuestión, está en que se procede a poner un contencioso-administrativo, el cual pierde Urbanismo, y como lo tiene perdido, vuelve a expedientar de nuevo por la misma causa y, a su vez, solicitan al juez el proceder al derribo de dicha construcción y éste da su autorización sin más contemplaciones. Es de vergüenza que unas personas con cargos públicos y que tienen que implantar la democracia en todo el territorio nacional caigan en las redes de un ayuntamiento poco democrático como es el de Jerez de la Frontera. Ante mi indignación y la prepotencia en la que me encuentro en estos momentos y no pudiendo confiar en la justicia democrática, me dirijo a los medios de comunicación para expresar que en esta ciudad, en pleno siglo XXI, todavía no ha desaparecido la dictadura. Pero si para defender la libertad y democracia me ponen entre rejas, no sería el primero.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de mayo de 2001