Madredeus elige el Kursaal para el único concierto en España de su actual gira

El grupo portugués interpretará temas de 'Movimiento', su último disco

Movimiento resume los 14 años de trayectoria de Madredeus, un grupo que hunde sus raíces en la melancolía del folclore luso pero que ha sabido mirar más allá de sus propias fronteras. Sobre la mesa, o más bien sobre el escenario, 16 nuevos temas, pensados expresamente para la voz de Teresa Salgueiro, que remiten a la esencia de la cultura portuguesa. La mejor definición la dio el compositor Pedro Ayres durante la presentación del disco en Portugal. 'Movimiento', dijo, 'es una apología de la saudade portuguesa. Evoca el mar, la distancia, la memoria, el amor o la aventura. Y refleja una gran parte de nuestra historia. Es una mirada al pasado'.

La actuación de mañana -la primera del conjunto en el extranjero con el nuevo disco en la mano- se presenta así como una buena ocasión para conocer la evolución de un grupo que se dio a conocer en 1987 con O días de Madredeus, conoció el éxito internacional con O espíritu da paz y ha ofrecido cerca de 1.000 conciertos en 22 países y cerca de 300 en su tierra natal.

Madredeus nació hace 14 años de la mano de Pedro Ayres Magalhaes y Rodrigo Leao. Ambos soñaban con grandes proyectos musicales, pero ninguno había conseguido materializarlos en solitario. Decidieron entonces emprender juntos ese camino. Tenían como baza principal una gran ilusión, y un sonido frágil a base de guitarras acústicas y mucho sentimiento.

Les faltaba una voz, una voz mágica y sugerente que pudiera expresar todos los matices del alma lusa y la encontraron en el corazón de Portugal, en los bares del Barrio Alto de Lisboa. Teresa Salgueiro tenía entonces 17 años, estudiaba biología y no contemplaba ni por asomo vivir de la música. Hoy, 14 años después, la música portuguesa se congratula de que cambiara de rumbo su vida, porque muchos ven en ella a la heredera directa de Amalia Rodrigues.

Madredeus llega a San Sebastián de la mano de Fundación Kursaal, organismo que ha diseñado una programación ecléctica en estilos musicales para esta primavera. De hecho, justo un día después (3 de mayo), propone una cita para los amantes de la música clásica: el recital de piano del polaco Krystian Zimerman, que interpretará la Sonata nº 31 en la bemol mayor, de Beethoven, y Klavierstücke y Sonata nº 3 en fa menor, de Brahms. Zimerman debutó en el Festival de Salzburgo en 1977. Desde entonces ha protagonizado una brillante trayectoria que ha compartido con reconocidos directores como Herbert von Karajan o Leonard Bernstein.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS