El Consell considera que la situación económica es excelente

El Consell prepara los cuatro debates sobre 'cuestiones de calado' requeridos a las Cortes

La reunión deliberante del Consell pasó revista a la situación actual con un talante optimista sustentado en la buena acogida de su proceder que reflejan los estudios de opinión.

Vicente Rambla, consejero de Economía y Hacienda, olvidó por un momento los problemas derivados de la deuda acumulada por la Generalitat para presentar una foto ilusionante de la actual coyuntura económica de la Comunidad Valenciana.

Manuel Tarancón, consejero de Educación, destacó el impulso que ha recibido el mapa escolar desde la constitución de la empresa Construcciones Educativas de la Generalitat Valenciana que ya ha remitido al DOGV el primer paquete de licitaciones para iniciar las obras de las infraestructuras educativas pendientes para culminar el mapa escolar.

Más información
El PP y el valencianismo político

La inminente aprobación del Plan Valenciano de Investigación y Desarrollo, que ya ha sido anunciado en varias ocasiones, también fue descontada como una positiva apuesta de futuro.

El optimismo del análisis de la situación actual se extendió a la ejecución del plan de carreteras que desarrolla la Consejería de Obras Públicas, de acuerdo con una programación plurianual.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El equipo que preside Eduardo Zaplana también se felicitó por la reciente aprobación en el Congreso del Plan Hidrológico Nacional, un proyecto del Gobierno que satisface una aspiración que la sociedad valenciana arrastra hace 'siglos', como gusta de repetir el presidente de la Generalitat.

La coordinación de los debates sobre 'cuestiones de calado' quedó relegada, de acuerdo con el relato que fuentes oficiales ofrecen del desarrollo de la reunión. Apenas sugirieron que las comparecencias de los cuatro consejeros implicados en financiación autonómica, infraestructuras aparejadas al futuro tren de alta velocidad, administración autonómica o televisión pública serán concienzudas para evitar 'la superficialidad, la demagogia y la hipocresía'.

La descripción oficial de la reunión sólo tropieza con un punto discordante. Es sorprendente que un recorrido tan satisfactorio sobre la actual coyuntura política y económica derivara en la exigencia, formulada por Zaplana, de 'un nuevo impulso político'.

El escaso margen de maniobra financiero del Consell y el reiterado recurso a 'fórmulas imaginativas' para abordar nuevas iniciativas, que se traduce inevitablemente en un aumento de la deuda pública, debe ser compensado, a tenor de la intervención de Zaplana, con un discurso político que flojea en muchas áreas.

Al margen de la autocomplacencia, la reunión deliberante del Consell debía perfilar los contenidos de los debates que acogerán las Cortes en los próximos meses.

Rambla abrirá la ronda de comparecencias de miembros del Consell ante las Cortes el jueves para presentar la posición que defenderá la Generalitat en las inminentes negociaciones sobre el modelo que debe regir la financiación autonómica a partir de 2002.

Pero la comparecencia más compleja corresponde a Carlos González Cepeda, consejero de Administración Pública, quien debe afrontar la definición de un estatuto de la función pública para todos los empleados de la Generalitat valenciana y establecer las pautas a seguir para abordar el problema de la precariedad laboral en el seno de la Administración autonómica, un problema que sufren en primer lugar las áreas de Educación y Sanidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS