EN PORTADA

Las plusvalías tributarán menos que en 1999

Hacienda ha decidido aplicar un tipo fijo de tributación del 18% a las ganancias con más de un año de antigüedad

A efectos prácticos hay que tener en cuenta para el cálculo de plusvalías del año 2000 que:

1. Existe un tipo máximo de tributación del 18% para aquellos incrementos de patrimonio con más de un año de antigüedad que se hayan obtenido en 2000 (dos años y 20% en 1999).

2. Por cada año que exceda de dos acumulados, hasta el 31 de diciembre de 1996, los incrementos de patrimonio por venta de acciones se reducen un 25%; de bienes inmuebles, un 11,11%, y de fondos de inversión, un 14,28%. Tales coeficientes no se aplican en el caso de que se generen disminuciones de patrimonio. En el caso de los inmuebles, y a la hora de calcular las plusvalías, Hacienda permite que el precio de adquisición de los mismos se actualice con coeficientes monetarios que corrigen la inflación (véase tabla adjunta).

3. La nueva normativa, desarrollada en el IRPF y en el Real Decreto 3/2000, de 24 de junio, establece, respecto a la integración y compensación de ganancias y pérdidas patrimoniales, dos grupos de rentas: la general y la especial.

En la primera, se deben incluir todos los rendimientos de capital, entre ellos los dividendos, los intereses de cuentas corrientes, los beneficios o pérdidas que arrojen las instituciones de inversión colectiva domiciliadas en paraísos fiscales o el rescate de un seguro de vida. Los rendimientos negativos se compensarán, sin límite en cada ejercicio, con los positivos.

En la parte general se deberán incluir también los incrementos y disminuciones patrimoniales (plusvalías y minusvalías, por ejemplo, por venta de acciones o de participaciones en fondos) que el contribuyente obtenga por inversiones que se hayan vendido en 2000 con una antigüedad inferior al año. Los beneficios compensarán a las pérdidas, pero, incluso si estas últimas fueran superiores, podrán compensarse adicionalmente con hasta el 10% del importe de sus rendimientos del trabajo, de actividades económicas, de capital.

En la parte especial de la base imponible se deberán incluir los incrementos y disminuciones patrimoniales (plusvalías y minusvalías, por ejemplo, por venta de acciones, de participaciones en fondos o de la vivienda habitual) que obtenidos por inversiones que vendidas en 2000 con una antigüedad superior a 12 meses. Las ganancias y pérdidas patrimoniales se pueden compensar exclusivamente entre sí, sin que se pueda recurrir a los rendimientos del trabajo. Si el saldo fuese positivo (mayores beneficios que pérdidas en este tipo de operaciones), el tipo fijo aplicable sobre el mismo es el del 18%.

El Real Decreto 3/2000 entró en vigor a finales de junio y tiene carácter retroactivo al 1 de enero de 2000. Los contribuyentes que vendieron acciones o participaciones en fondos con pérdidas de más de un año de antigüedad y menos de dos entre el 1 de enero y el 24 de junio de este año sólo pueden compensarlas con ganancias obtenidas en un plazo superior al año, que se pudieron obtener en 2000 o que podrán registrarse en los cuatro próximos ejercicios.

No habrá minusvalías fiscales (no sirven para reducir las ganancias sobre las que pagar) si en el plazo de dos meses desde su venta se recompraron los mismos títulos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción