Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Un ruego a Arenas

En palabras del secretario general del PP, Javier Arenas, pronunciadas en Alicante, 'Zaplana está siendo un presidente extraordinario y es uno de los activos más importantes del PP en España'. Y añadió: 'En otoño de 2002, en función de la posición personal de Zaplana y de los intereses del PP, decidiremos'. ¡Hombre!, don Arenas, la verdad es que podría haber tenido un detalle con los valencianos, con éste pueblo que tanto les quiere y tanto les vota. Habla usted de que decidirán 'en función de la posición personal de Zaplana y de los intereses del PP'. ¿En qué lugar pone usted 'los intereses del pueblo valenciano'? ¿Cómo, si Zaplana ha sido un presidente extraordinario, nos van a privar ustedes de tenerle entre nosotros como líder indiscutible que tanto bien y tanta dicha nos ha proporcionado, y querer ligar su futuro a 'los intereses del PP'? No diré -¡Dios me libre!- de que los intereses del PP no sean intereses dignos, legítimos y muy principales. Pero, como usted también ha dicho, 'Zaplana es un excelente presidente autonómico. En los últimos años, el peso político de la Comunidad Valenciana en España ha crecido notablemente'. Señor Arenas, ¡por favor!, déjenos al presidente Zaplana al frente de la Generalitat Valenciana, para mayor honra y prez de nuestro pueblo y que pueda seguir en ese camino de aumentar el peso de los valencianos en España. Desde que el blasquista don Ricardo Samper presidió, por un corto espacio de tiempo, el Gobierno de la República, nunca los valencianos tuvimos tanto peso en Madrid. Pero no nos gustaría que Zaplana corriese la misma suerte efímera. Los valencianos lo queremos aquí, en Valencia, al frente del Gobierno autonómico, para que nuestro peso vaya, incluso, más allá de Madrid, de España. Que la Comunidad Valenciana sea conocida en todo el mundo y alcance el peso específico que merece en el concierto internacional. Que, como dice nuestro himno, seamos 'la región que avanza en marcha triunfal'. Sea en Rusia o el Japón, en México o en la China. Para eso contamos con la ayuda de ese gran amigo del presidente Zaplana. el conocido tenor Julio Iglesias que, desinteresadamente -una transferencia de nada a cualquier paraíso fiscal- es capaz de recorrer medio mundo cantando las excelencias de la paella, por ejemplo, que según dice el citado tenor produce unos efectos superiores a los de la viagra, en caso de necesidad. Claro que hay que tomar paella tres veces al día, a desayuno, comida y cena. El éxito que tuvieron los productos valencianos hace unos dos años en Rusia y Japón, gracias a la intervención artística de Julio Iglesias, es algo que ni los más viejos del lugar lo recuerdan. Tan es así, que el presidente Zaplana ya está en disposición de contratar de nuevo a su amigo el tenor para promocionar la empresas valencianas, en esta ocasión, en México y China. Por favor, señor Arenas, tengan compasión de los valencianos y no nos dejen sin el presidente Zaplana. Ustedes, los del PP, la derecha española, siempre han encontrado políticos insignes en tierras de secano. Una vez que aquí, en tierras de regadío, hemos tenido la suerte de tener un político de valía no se lo lleven para la meseta. ¡Por favor! Como usted sabe, los valencianos hemos ido dando tumbos para encontrar nuestra identidad. Por fin, con el señor Zaplana, la hemos encontrado. Sabemos lo que queremos. No nos deje sin líder conductor, señor Arenas.

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de abril de 2001