Los sindicatos desconvocan la huelga tras el acuerdo con Educación

El conflicto entre los sindicatos y el Gobierno regional por el calendario escolar quedó ayer zanjado tras más de 10 horas de reuniones. 'Se dan las condiciones para desconvocar la huelga [del día 26] el próximo lunes', señaló José Mata, secretario de la Federación madrileña de Enseñanza de UGT. Y es que, además de firmar un acuerdo sobre el calendario escolar, CC OO, AMPE, UGT, CSIF y STEM lograron arrancar a la Administración un preacuerdo para el convenio de los 41.000 docentes que fueron transferidos a la Comunidad en 1999, y que llevaba negociándose más de un año sin éxito.

Los niños de infantil y primaria (de 3 a 12 años) comenzarán las clases el día 12 de septiembre; los de secundaria y bachillerato (de 12 a 18), el 17. Las clases finalizarán el 24 de junio en todos los niveles educativos. De esta forma, los escolares madrileños tendrán 176 días lectivos (en primaria) y 173 en secundaria y bachillerato, dos días más en el primer caso y cuatro días más en el segundo. Los sindicatos y Educación pactaron también la supresión de la semana blanca. Pero a cambio, tendrán tres periodos vacacionales de dos días cada uno, distribuidos a lo largo del curso.

Satisfacción

'El preacuerdo ha sido satisfactorio. Ahora tenemos un calendario distribuido de forma mucho más racional', señaló Francisco García, secretario de la Federación madrileña de Enseñanza de CC OO, tras finalizar la reunión con el viceconsejero Juan Carlos Doadrio. Éste también se mostró optimista con el curso de la negociación. 'A efectos prácticos, se adelanta el inicio de curso, se incrementan ligeramente los días lectivos y se suprime la semana blanca, tal y como se comprometió el consejero en la Asamblea a principios de curso', manifestó.

El principal escollo para desconvocar la huelga -la negociación del acuerdo marco para los próximos tres años del profe-sorado- quedó solventado por la tarde tras otra reunión con el director de la Función Pública, Miguel Ángel López. La Administración se comprometió a establecer una ratio de 1,5 profesores por grupo de primaria y 2,5 para secundaria, lo que va a suponer un incremento de plantilla de 3.500 profesores más en 2003.

Además, el Gobierno destinará en ese mismo año 4.300 millones (en vez de los 4.500 que exigían los sindicatos) a beneficios sociales. De ellos, unos 1.700, según cálculos de los sindicatos, se destinarán a multiplicar por tres (por 2,3 en 2001 y por 2,5 en 2002) el escaso millón de pesetas que reciben actualmente los profesores que quieran jubilarse a los 60 años. El resto (unos 2.600 millones) se destinarán a otros beneficios sociales, como ayudas para el estudio, a la movilidad y para el cuidado de los hijos. Los maestros que impartan clase en el primer ciclo de la ESO pasarán a cobrar lo mismo que los profesores, lo que supone unas 15.000 pesetas más mensuales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS